miércoles, 30 de junio de 2010

Diario de un Mundial 19 (29-06-10)

Aún recuerdo cuando empecé a jugar al fútbol. Yo no entendía de posiciones a los seis años, sólo de meter goles. No importaba como entraran, lo fundamental era que lo hicieran. Y cuántos más mejor, porque cuántos más transformaras más podías alardear de ello en ese campo de batalla que era el patio del colegio.

Está claro, nunca fui especial. Cómo yo eran generalmente todos los demás chavales por lo que ante el superávit de delanteros acabé convirtiéndome pronto en carne de banquillo. Y es que el gol es el premio supremo, una sensación de poder que te hace sentirte importante, de la que todos quieren disfrutar pero que sólo unos pocos catan por partido.

El que consigue que el balón traspase la raya es de quién se habla, en el que la gente se fija. Cuántos más goles haces en edades tempranas más llamas la atención, de tu entrenador, de tus compañeros; porque el que se gana la confianza de las tres letras se convierte a la vez en el tipo popular, privilegio compartido con el que tira más fuerte.

Entonces, si esto es así, si el gol aporta todas esas cosas... ¿Por qué los niños portugueses parecen empeñados en no querer ser delanteros?. El asunto debería ser objeto de estudio en un país que ha dado jugadores magníficos pero que se niega en rotundo a aportar a la historia del balompié la figura de un nueve contrastado.

Los lusos carecen de ese hombre de área, el que transforma en gol todo lo que toca, el que no perdona en los metros finales. Veía hoy los movimientos torpones de Hugo Almeida y no podía sino preocuparme por el futuro de la selección, que ha necesitado nacionalizar a Liedson, tampoco muy brillante con la casaca nacional, ante la escasez de delanteros.

En un país de excelentes extremos, de tipos veloces con habilidades innatas para el desborde y el centro, falta el que finalice las jugadas. Hay un overbooking de tipos técnicos en el medio del campo con capacidad para pisar área, pero no un rematador, un estilete ofensivo. Y lo que es más preocupante es que tampoco existen precedentes, lo que hace indicar que la tendencia seguirá siendo bajista.

Bien es cierto, no le quitaremos su mérito, que con Pauleta ese rol estaba más o menos bien cubierto. Nunca fue una estrella, de hecho nunca consiguió fichar por un grande de Europa y sólo fue referencia en el fútbol francés, pero al menos llevaba con relativa frecuencia el balón a las mallas convirtiéndose incluso en el máximo goleador de la selección das quinas.

Pero nadie le recordará seguramente de aquí a veinte años, nadie dirá en Portugal eso de "Si estuviera Pauleta ese balón habría sido gol" o eso otro de "Ya no quedan jugadores como Pauleta". Lo mismo es aplicable a Nuno Gomes, el otro delantero referencia del conjunto ibérico en los últimos 20 años. Y antes, páramo absoluto.

Incluso en tiempos de Eusebio era él, jugador de banda, el que tenía que meter los goles ante la imposibilidad de que lo hiciera el hombre destinado para ello, un tipo torpón de 2,04 y cejijunto llamado José Torres.

Le convendría pues a la Federación hacérselo mirar, buscar algún tipo de motivación para que los chavales empiecen a sentir curiosidad por conocer cuál es esa posición que parece producir tanto respeto. En un equipo con un portero y una defensa de calidad, con un centro del campo imaginativo y con uno de los mejores jugadores del planeta, no se puede entregar la responsabilidad de la suerte máxima a jugadores como Edinho, Makukula o Boa Morte, algunas de las probaturas de los últimos años. O la cosa cambia o pintan bastos.

martes, 29 de junio de 2010

Diario de un Mundial 18 (28-06-10)

Hoy se ha confirmado definitivamente el fichaje de Ángel Di María por el Real Madrid. Veinticinco millones tendrán que pagar los blancos al Benfica por el extremo izquierdo argentino de 22 años. Su fichaje, al parecer, lo justifica no sólo su juventud (que es innegable) sino también su polivalencia, su buen disparo desde fuera del área (diez goles esta temporada en todas las competiciones incluida la liga portuguesa, donde ha sido nombrado mejor jugador), su ansia de títulos y un par de rabonas y bicicletas de muy bella factura

Estos argumentos nos demuestran pues que nos encontramos ante un jugador sobrevalorado. Cuando semejante cantidad económica ha de defenderse con descripciones tan banales estamos dando por sentado que si bien puede ser un excelente jugador en el futuro (no lo niego) a día de hoy es papel mojado. Y lo estamos observando en el Mundial, donde apenas se le ha visto a pesar de ser titular indiscutible por obra y gracia de la cabezonería de Maradona.

Pero no quiero tomarla con el pobre Di María, que quizás sea capaz de callarme la boca en estos seis años de contrato que tiene por delante, ya que no es el único al que se pone en un pedestal sin motivo aparente. De hecho no van por ahí los tiros del post de hoy.

A donde quiero llegar es a otro lado. Mientras el albiceleste tiene todas las características para llamar la atención en esta sociedad de las botas moradas y naranjas, en la que la precocidad cotiza alto, hay otros que no cuentan con tanta fortuna como él. Su trabajo es muchísimo menos vistoso pero a la hora de la verdad su necesidad es mucho mayor.

Son esos tipos silenciosos que huyen de las exquisiteces, de los medios, de los anuncios, para centrarse en el fútbol y llevarlo a cabo del modo más honrado posible. Cuando están casi no se les nota e incluso son vilipendiados pero luego uno se pone a analizar friamente los encuentros y descubre que en realidad son el alma del equipo.

Y dentro de este selecto club de futbolistas infravalorados uno de sus miembros vitalicios es el holandés Dirk Kuyt. Cada vez que salta al campo muchos creen ver en él a un bulto sospechoso, un tipo que está porque tienen que jugar once, que de vez en cuando hace algo pero que como no es técnico y no se luce pasa completamente desapercibido.

Depende del grado de cerrazón de la gente unos tardan en ver sus cualidades noventa minutos y otros seis o siete partidos pero al final todos coinciden en que su aportación es esencial allá donde juega. Porque es un pelotero que pelea, que no da un balón por perdido. Que sube y baja, que se mueve, que abre las defensas, que suple su carencia de velocidad con colocación y anticipación.

Es el pulmón, el corazón, esa bocanada de aire cuando las fuerzas flaquean. Rinde donde le pidan, se sacrifica si es necesario y vive por y para el balón, siendo ejemplo dentro y fuera del campo, donde desarolla una vida sencilla que compagina con una fundación en cuyo mando se sitúa su mujer, que lejos de ser una actriz o una modelo trabajaba como enfermera en una residencia de ancianos.

Kuyt es ese tipo apocado, más bien feucho, antihérore prototípico, del que nadie se acuerda cuando el equipo gana pero al que siempre se le puede echar algo en cara cuando el resultado sale cruz. Sus fallos, que los tiene, tienden a multiplicarse por cinco mientras que sus aciertos suelen dividirse en la misma proporción.

En esta Holanda de la clase, del golpeo preciso desde fuera del área, de los desbordes y las filigranas, él es el que da equilibrio, el que siempre está ahí para ofrecer un apoyo. Si la Oranje llega lejos en este Mundial los focos irán a parar a Sneijder o a Robben, ellos recibirán el oro, la plata y el bronce personificadosen diferentes figuras balompedicas. A Kuyt en cambio se le recordará como ese tipo que pasaba por allí. Al menos podrá contárselo a sus nietos.

lunes, 28 de junio de 2010

Diario de un Mundial 17 (27-06-10)

Después de todo lo visto hoy en el Inglaterra-Alemania y en el México-Argentina he decidido que mi post lo dedicaré a polemizar sobre un tema que lleva mucho tiempo en la palestra y sobre el que aún no me he pronunciado en el blog. Hablo, como no, de la introducción de las nuevas tecnologías para resolver todas aquellas jugadas que puedan resultar dudosas.

La verdad es que llevo todo el día pensando y no sé qué decir ya que a una decisión así no puedo sino encontrarle pros y contras. En cualquier caso, sea como sea, dar cabida al vídeo o a cualquier otro invento de estas características para rearbitrar en tiempo real los partidos tiene que ser algo que se haga con mucho tino ya que podría afectar en gran medida al desarrollo del deporte rey. Os planteo a continuación mis argumentos en una dirección y en otra y os invito a participar de este debate.

A favor: Si las mejoras se han ido introduciendo en todos los ámbitos de la vida para facilitar las cosas... ¿Por qué no hacerlo en el fútbol?. Hace varias décadas resultaba imposible recurrir a instrumentos precisos que apoyaran a los árbitros en sus decisiones pero ahora es tan sencillo como darle al play y cotejar.

Vemos en las realizaciones televisivas como se puede usar una línea hecha por ordenador para delimitar perfectamente el fuera de juego sin dejar lugar a dudas o como se observa con claridad meridiana cuándo un balón traspasa o no la línea.

Recurriendo a la tecnología se evitaría la polémica y los "villaratos" al tiempo que se descubriría que árbitros son buenos y cuáles no lo son. Además no exisitirían injusticias como las de hoy, que han cambiado el rumbo de dos partidos decisivos en la competición más importante del planeta.

A todo ello hay que añadir que apostar por estas novedades implicaría que hay intenciones de cambio y de renovación, algo que siempre ayuda a mejorar las audiencias de toda práctica deportiva y a vender mejor el producto.

En contra: Supongamos que se usa el vídeo para rearbitrar ciertas decisiones polémicas pero... ¿Quién graba ese vídeo? ¿Qué tomas de las miles que hay damos por buena? Todo implicaría que aquellos que controlan las televisiones decidieran el destino de un partido o altos costes económicos en el caso de que la FIFA decidiera realizar grabaciones paralelas.

No sería el único inconveniente. Ahora que vivo en Estados Unidos, cuna de estos avances, me he dado cuenta de lo lento que se puede llegar a hacer aquí el deporte por culpa de la introducción del vídeo. Ralentizaciones, consultas, buscar el quorum... todo ello acabaría con el dinamismo del fútbol al tiempo que supondría un problema para cuadrar los horarios de las cadenas. Y no olvidemos que son ellas las que aportan el dinero.

Conviene resaltar también que estos grandes congolmerados mediáticos perderían la posibilidad de sacar partido a las polémicas arbitrales. Evidentemente se ganaría en prensa de calidad pero se perderían contenidos y habría qué ver si estarían dispuestos a aceptarlo.

Volviendo al tema de las tomas. Si bien es cierto que hay jugadas donde no hay lugar a la duda como un fuera de juego hay otras en las que un plano puede llamar a la confusión como las faltas o los penalties. ¿Dejaríamos entonces unas consultables y otras no?. Suponiendo que una acción como el offside entrara en el ámbito de las primeras. ¿Qué solución hay, por ejemplo, cuando se le pita uno a jugador que se marcha sólo hacia la portería y tras consultarlo se ve que esto no es así? ¿Toca recrear la jugada tal como era? ¿Se soluciona dándole la posesión al equipo y se aborta una ocasión de gol?.

Introducir las nuevas tencologías podría implicar cambios en las reglas del fútbol, en la esencia del deporte más importante del planeta, alterando de esta forma aspectos que se han ido transmitiendo durante décadas.

Planteados los argumentos y seguro que dejándome algunos en el tintero os pregunto. ¿Vosotros qué pensáis?

domingo, 27 de junio de 2010

Diario de un Mundial 16 (26-06-10)

Tras el más que meritorio triunfo de Ghana sobre Estados Unidos, lo que le convierte en la tercera selección africana en disputar los cuartos de final de un Mundial, todas las cámaras se digirían hacia un tipo con pinta descuidada y con poco gusto por el vestir.

Ese hombre, que se asemejaba a un ejecutivo recién salido de una jornada laboral de quince horas y que mezclaba una corbata multicolor hortera con un abrigo de estilo deportivo, es Milovan Rajevac, al que muchos consideran el artífice del éxito de las "Estrellas negras". Ríos y ríos de tinta, miles y millones de perfiles, se escribirán sobre su persona en los próximos días dibujándole como el salvador de la patria.

Yo, personalmente, me niego a personalizar en él lo logrado por lo ghaneses. No cabe duda de que bajo su batuta el equipo ha ganado en rigor defensivo y en orden táctico, adquiriendo algunas de las características más importantes del Viejo Continente. Pero a fin de cuentas no deja de ser un serbio que aterrizó de la noche a la mañana en el país africano con un traductor y los conocimientos que traía de las experiencias previas en su país para intentar aplicarlos en otro ambiente.

El verdadero artífice de lo logrado hoy para mí tiene otro nombre igual que otros nombres tiene por ejemplo lo logrado por España en la Eurocopa. El fútbol puede ser tremendamente injusto a veces y generalmente no reconoce el mérito de esos personajes anónimos cuya misión es cardar la lana para que otros se lleven la fama.

Me refiero a gente como Juan Santiesteban, Ginés Meléndez o en el caso que nos ocupa Sellas Tetteh. Este nombre, desconocido para el gran público, ha sido el que ha puesto los mimbres de todo el entramado del que ahora disfruta Rajevac y a buen seguro, desde su nuevo puesto como seleccionador de Ruanda, saborea de forma agridulce lo logrado por su país.

Porque sobre sus hombros se ha establecido durante años todo el sistema de categorías inferiores de Ghana con un rendimiento óptimo, pero siempre se le ha negado la oportunidad que se les dio a otros y la Federación apenas le concedió el mando de la abolsuta durante un par de meses como interino.

Doce de los veintitrés jugadores que conforman el combinado nacional (y también Essien, que en condiciones normales estaría seguro) han pasado en algún momento de su carrera por su manos, bien en el Liberty Professionals o en las inferiores ghanesas y a buen seguro todos llevan algo de él en su ADN.

Por si pareciera poco y esta impronta no fuera suficiente fue además capaz de guiar a la sub-19 a la conquista del campeonato del mundo de la categoría el año pasado, dando la alternativa a jóvenes como Ayew, Johathan Mensah, Samuel Inkoom o Adiyiah; futbolistas todos ellos que hoy están en tierras sudafricanas.

Lamentablemente así es el fútbol a veces. Alguien me dijo un día que los grandes equipos siempre buscan colocar a los mejores entrenadores en las categorías inferiores y cada vez entiendo más el motivo. Hay que tener muchas habilidades para lidiar con las ganas de comerse el mundo de los jóvenes y para inculcarles los valores necesarios para afrontar el profesionalismo sin por ello descuidar la parte futbolística. Una vez que todos son profesionales, el resto, salvo en casos concretos como el de Domenech, es ponerles en el campo.

sábado, 26 de junio de 2010

Diario de un Mundial 15 (25-06-10)

La feliz clasificación de España para octavos de final del Mundial ha sido el colofón ideal (para nuestro país, se entiende) de una fase de grupos que personalmente me ha sabido a poco. Puestos a analizar considero que ha habido demasiado miedo entre los equipos y planteamientos en su mayoría muy cerrados, donde los sistemas con un hombre en punta se han dejado ver quizás en exceso. Nadie ha ofrecido un fútbol deslumbrante y es complicado buscar un favorito de cara al campeonato.

Interesante es saber en cambio que debido a que ninguna selección destaca hay varios outsiders que han conseguido colarse en octavos y que incluso tendremos seguro a uno por lo menos en semifinales, fiel indicativo de que el fútbol se va democratizando. Loable el nivel de los sudamericanos y mejorable el de los europeos, algunos de los cuales han pasado más por inercia que por su buen papel.

Y tras esta breve opinión genérica me propongo centrarme en ciertos aspectos concretos, en lo más relevante de estas dos primeras semanas de torneo. Quiénes han sido los más destacados, quiénes han sorprendido, las alegrías, las decepciones...

Mejor equipo----> Argentina: Jamás pensé que diría esto pero la albiceleste es la selección que más me ha sorprendido en lo que llevamos de Mundial. Bien es cierto que no han jugado contra ningún rival de entidad pero se han mostrado sólidos en todos los aspectos, han vencido todos sus partidoss y van creciendo a medida que avanza el Mundial.

Mayor decepción----> Italia: La vigente campeona ha quedado apeada a las primeras de cambio y ha cerrado un grupo en el que era clarísimamente superior al resto de sus rivales. Sin patrón de juego, sin ideas, el ridículo de los transalpinos ante Nueva Zelanda forma ya parte de la historia de las citas.

Mejor entrenador----> Gerardo Martino: El "Tata" ha sabido leer a la perfección todos los partidos que ha tenido que afrontar su selección y si bien es cierto que se le pudo pedir un juego más vistoso en algunas fases, los planteamientos tácticos han sido impecables, anulando tanto a Italia como a Eslovaquia.

Peor entrenador----> Raymond Domenech: Creo que este aspecto es uno de los menos discutibles de todos. Ajusticiado antes incluso de viajar a Sudáfrica su equipo ha sido el fiel reflejo de su caos mental. No ha hecho nada al derechas y encima ha sido incapaz de aplacar la revolución de sus jugadore.s

Equipo revelación---->Nueva Zelanda: Se marchan a casa a las primeras de cambio pero sin haber perdido ni un sólo partido pese a ser una de las selecciones más flojas del Mundial. Sus tres empates, sobre todo el cosechado ante Italia, suponen una gesta para los kiwis, que han llegado con opciones hasta la última jornada.

Mejor jugador joven----> Mesut Ozil: Sus actuaciones con Alemania están llamando la atención de medio mundo. Con sólo 21 años está cargando sobre sus menudas espaldas con el peso de la Mannschaft y ya ha dejado detalles de su inmensa clase como su tanto frente a Ghana.

Jugador reveleación----> Róbert Vittek: A pesar de que pueda parecer osado hablar en estos términos de un futbolista de 28 años lo cierto es que ha sido la gran sorpresa en la medida en que nadie pudo imaginar que se encontraría a estas alturas entre los pichichis del Mundial y que podría ser el héroe del partido ante Italia. Este delantero, perteneciente al Ankaragucu turco, ha anotado tres de los cuatro goles de su combinado y ha sido clave en el buen papel del mismo.

Mejor jugador----> Keisuke Honda: Entiendo que en este aspecto muchos podáis disentir pero para mi gusto el japonés ha sido el más destacado en lo que llevamos del Mundial. Además de entrar en la historia de su país como el autor del gol que dio la primera victoria a los nipones en un Mundial, sus actuaciones individuales han maravillado. Detalles técnicos, buen golpeo a balón parado, elegancia en la conducción, dos goles... difícil encontrar un jugador más completo en Sudáfrica.

Mejor gol----> Fabio Quagliarella: Lo único bueno que deja Italia en tierras africanas. Una preciosa vaselina desde fuera del área que sorprendió al guardamenta eslovaco.
http://www.youtube.com/watch?v=ZtHzKi1qxBw

Mejor partido----> Italia-Eslovaquia: Una lucha a muerte por clasificarse para la siguiente ronda que ofreció goles, intensidad y espectáculo. Por su trascendencia y sus consecuencias me quedo con él aunque no puedo sino hacer mención también al Eslovenia-Estados Unidos.

Once ideal----> Romero (Argentina); Maicon (Brasil), Lucio (Brasil), Lugano (Uruguay), Sarpei (Ghana); Riveros (Paraguay), Ozil (Alemania), Honda (Japón), Donovan (EEUU); Vittek (Eslovaquia) y Messi (Argentina).

viernes, 25 de junio de 2010

Diario de un Mundial 14 (24-06-10)

Hablaba ayer de pioneros. Esos deportistas capaces de aglutinar a toda una nación en torno a su figura por sus habilidades atléticas no vistas hasta el momento en ningún otro compatriota. Personas todas ellas de carne y hueso, por lo general accesibles, a las que se guarda auténtica veneración y que se convierten en el hijo o yerno que todos padres querrían tener.

De hecho son muchas veces los propios niños los que, guiados por sus sueños infantiles, piden a sus progenitores que les apunten a ese deporte de moda en el que triunfa su ídolo. Y es que la mente de los críos es fácilmente moldeable si el producto se vende bien. Unos cuantos movimientos espectaculares, un par de señales de victoria, una sonrisa o un gesto son más que suficientes para ganarse su confianza y guiarles hacia lo que se persigue.

Se ve por ejemplo en las campañas de Navidad, donde unos juguetes son más demandados que otros por su colorido, su aspecto o su anuncio. Estamos todos de acuerdo. Con estos razonamientos lo que intento es demostraros que aunque podáis pensar que estoy mal de la cabeza puede haber algo de cierto en lo que os voy a plantear a continuación.

Sigo. Lanzo la pregunta. ¿Y si ese razonamiento se usara para introducir un deporte dentro de un país? Pues en mi opinión ha pasado, y el resultado ha sido positivo. La asociación de ideas me ha llegado cuando Jerome Damon ha pitado el final del Japón-Dinamarca.

Por mi cabeza ha pasado un fogonazo veloz. Al principio me ha parecido una gran tontería. Algo así tenía que ser absurdo. Pero luego he decidido comprobar la edad de los futbolistas nipones. Y la cosa me ha parecido más lógica. Nos encontramos ante la generación de "Capitán Tsubasa", "Supercampeones" para los más puritanos, "Oliver y Benji" para el resto de los mortales.

Hagamos cuentas. Todo el proyecto comenzó en 1981, cuando el dibujante Yoichi Takahashi publicó por primera vez el manga de su brillante obra en la revista Shōnen Jump. El éxito fue tal que dos años después ya se proyectaba el anime, o versión para televisión del cómic. Y, moviendo los hilos por detrás de todo la Federación Japonesa, que no dudó en apoyar la idea desde el primer momento con el fin de introducir el fútbol en el país.

Tres años de emisión de la serie original, entre 1983 y 1986, con 121 capítulos de 21 minutos cada uno. Y cuando se terminó, tras las resposiciones pertinentes, más madera tres años después con un torneo juvenil como fondo (juvenil, no profesional pues interesaba que los chavales tuvieran claro los pasos a seguir) en el que aparecía en la final la Alemania de Karl-Heinz Schneider (si, yo también era un friki de sus aventuras).

Y después llega la experiencia brasileña del protagonista Oliver Atton (Tsubasa Ozora en la versión asiática) y su fichaje por el Barcelona, y la parte que narra el camino hacia Corea y Japón. Y mientras tanto en la televisión, delante de los ojos de los niños, perenne en el tiempo durante casi 20 años.

Chavales que comparten una afición, que juegan en equipo, que son capaces de hacer tiros especatulares, de correr kilómetros y kilómetros y de perpetrar jugadas como la "catapulta infernal". Evidentemente ningún niño intenta hacer algo así como tampoco se le ocurre que puede hacer una onda vital imitando a Goku. Pero sí que va cogiendo los conceptos, la victoria, la derrota, el balón, el campo, la afición...

Volvamos pues a Sudáfrica para dirigir la vista hacia Francia, donde Japón disputó su primer Mundial en el año 1998, diecisiete años después del estreno de Capitán Tsubasa. No había precedentes de ninguna figura del país anterior a esos años, uno de esos pioneros a los que hacía mención.

Y en aquella selección salvo cuatro jugadores todos habían nacido en la década de los 70. Pongamos que la edad a la que se deja de ver dibujos animados se situaría entre los 10 y los 12 años y que la edad para jugar al fútbol sería, como muy muy tarde dentro de ese intervalo.

Tendríamos que sólo cinco jugadores serían realmente mayores para haberse enganchado a la serie, uno de ellos Wagner Lopes, de origen brasileño y cuya afición, deduzco, le venía endémica por haber nacido allí.

En aquél Mundial el equipo no sumó ningún punto pero puso en apuros a Argentina y Croacia. Luego llegaría la Copa del Mundo en casa, donde caerían por la mínima ante Turquía en octavos, a la postre tercera clasificada. Y tras el fracaso de Alemania nos encontramos al fin con un equipo que parece maduro y que ha crecido a la vez que lo hacía Oliver Atton y sus amigos.

Evidentemente la ficción nunca se asemejará a la realidad pero si puede influir en ella. Ningún delantero nipón será capaz de realizar el tiro del águila, por mucho que el lanzamiento de falta transformado hoy por Honda pudiera parecerlo por el efecto, más culpa del Jabulani que de otra cosa.

Tampoco se verá la elegancia que sobre el terreno de juego mostraba Julian Ross, a pesar de que el detalle de calidad del propio Honda en el segundo gol pueda guardar ciertas semejanzas. Pero lo cierto es que el desarrollo del fútbol japonés y de la serie van de la mano y que si bien no se pueden hacer esas jugadas maravillosas sí que se pueden ganar adeptos a la causa futbolística entre los niños. Y cuantos más haya jugando al fútbol, más posibilidades hay donde elegir y más competente es una selección. Una vez pensado, ese fogonazo matinal tras la victoria nipona cada vez me parece menos absurdo.

jueves, 24 de junio de 2010

Diario de un Mundial 13 (23-06-10)

Siempre he pensado que salvo en un caso concreto, el de Pelé, un jugador sólo puede ser considerado importante si ha conseguido triunfar en Europa. Y por eso siempre me he mostrado receloso hacia Landon Donovan, al que mis prejuicios en este aspecto hacían que le considerara sobrevalorado.

Y bien es cierto que sigue sin parecerme un futbolista vistoso. No es elegante, no tiene una clase estratosférica, tampoco es un rematador nato ni tiene la velocidad punta de un extremo puro. Además carece de ese halo de divismo que vende camisetas por su apariencia, pues es un tipo de lo más normal, una de esas caras que pones a cualquier persona que va en el metro escuchando el ipod, ejerciendo de reponedor en un supermercado o vestido de traje y corbata con un maletín en la mano (y si no me creéis haced la prueba).

Y sin embargo, sin destacar por encima de los demás en nada, sin tener las características de un crack mundial, ha conseguido con su trabajo levantar a una nación entera y despertar en ella el amor por el fútbol.

Su goles y sus asistencias , su pundonor, sus apariciones heroicas han conseguido movilizar a Estados Unidos en torno a un televisor para ver algo por lo que jamás sintieron el más mínimo interés. Porque Donovan no entrará en el olimpo de los dioses y de hecho pienso que con el paso del tiempo será recordado como un futbolista normalito, pero ha puesto la primera piedra para que los que vienen después construyan el edificio.

He necesitado una analogía para entender su importancia. El diez americano es como la figura de Pau Gasol o Fernando Alonso en España. La del pionero, esa que invita a los niños a decantarse por un deporte y no por otro y a los padres a animarles a hacerlo.

Lo agónico de su gol se ha vivido en el país como el acontecimiento deportivo del siglo. Para ellos es como la justicia divina en contraprestación por el atropello del trencilla maliense contra Eslovenia. La imagen general es que en la selección de Estados Unidos ganan como héroes, que al fin están atravesando ese proceso de madurez que les hace sentirse un rival respetable.

Ahora tienen un camino "plácido" para llegar al menos hasta semifinales. Un éxito semejante será el fósforo definitivo que encienda la mecha de la inversión. Y una vez que eso suceda la explosión definitiva es cuestión de tiempo.

Porque esa es otra, todas las combinaciones estelares rocambolescas que podrían darse se han sucedido. Uruguay, la propia Estados Unidos, Ghana o Corea del Sur, jugarán las semifinales de un Mundial. Una situación que podría ser incluso más kafkiana si, Dios no lo quiera, España pasa como segunda de grupo. En ese caso, al primer cuarteto de aspirantes se unirían Paraguay, Suiza, la decadente Portugal y Japón o Dinamarca.

Por mucho que para la mayoría esto suponga un fracaso del modelo, personalmente creo que tendremos unas eliminatorias apasionantes. Por un lado los grandes enfrentándose entre sí y por el otro los outsiders intentando aprovechar la oportunidad de su vida. Tiene buena pinta.

miércoles, 23 de junio de 2010

Diario de un Mundial 12 (22-06-10)

Al fin se bajó el telón de la astracanada más aberrante que se ha representado jamás sobre el majestuoso escenario que ofrece un Mundial de fútbol. Una burda representación de caracteres bufonescos con aires de "prima donna" dotada de una introducción, un nudo y un desenlace a cada cuál más dantesco que el anterior.

Todo comenzó cuando el protagonista, un pobre bala perdida venido a menos, pendenciero y de vuelta de todo, se encontró de repente con su buena estrella castigando de forma injusta a un inocente que a buen seguro hubiera aprovechado con más dignidad la gran oportunidad que se le ofrecía. La mano de Henry, que todos criticaron y que dio la vuelta al mundo, parecía ser el comienzo de un sueño que sin embargo se ha tornado pesadilla en Sudáfrica.

En el nudo, el protagonista ha sido como sacado del teatro del absurdo de Ionesco, ese autor que tanto gusta a Raymond Domenech. Los galos han sido ese tipo vergonzante y deslenguado capaz de ganarse la antipatía de todo el público con una actitud casi grosera. Y en el desenlace, el castigo divino y justo del Dios del fútbol ha hecho el resto destruyendo a ese personaje zafio y chabacano al que concedió una última oportunidad en la noche de autos del pasado 16 de noviembre, entregando con ello en sacrificio a los nobles irlandeses.

Todo lo que ha rodeado a Francia en este Mundial me parece lamentable. La selección ha dado muestras de pensar más en las vacaciones que en la cita y la han menospreciado como si fuera el torneo de las fiestas del barrio, ese que se juega entre cervezas con los colegas. Han decidido pasarse por el arco del triunfo, nunca mejor dicho, la bandera, la marsellesa, y al pueblo entero poniendo por delante sus disputas internas y olvidándose por completo de representar a sus más de sesenta y cinco millones de compatriotas.

Como si una Copa del Mundo se jugara todos los días, como si estuvieran en condiciones de regalarla por presuponer que no eran favoritos; han preferido dar muestras de falsa autoridad por encima de un entrenador que nunca la tuvo e implosionar definitivamente a una generación gloriosa llevándose por medio a todo lo que se pusiera por delante.

Nadie se salva de esto. Ni los futbolistas en general, ni el entrenador, ni la Federación. Todos han sido partícipes de esta mofa que lamentablemente no podrá ser castigada por factores externos, por mucho que algunos deseemos que se prive al país del próximo Mundial de forma automática para que así aprendan a valorar lo afortunados que son de poder disputarlo.

Y digo los futbolistas en general porque hay un nombre, un sólo nombre, al que no pienso meter en este berenjenal. Jamás pensé que diría esto pero en el juicio sumarísimo que se ha ganado el once del gallo, Djibril Cissé merece el indulto. Porque sólo él ha mostrado algo de dignidad en la tournée circense de Francia por África.

Sus rostro de impotencia tras la expulsión de Gourcouff queda en mi retina como la imagen del Mundial, por encima incluso de las lágrimas norcoreanas. Él, que tanto ha sufrido, que sólo ha tenido sinsabores con la selección al no llegar a tiempo en edad a la Francia que ganó la Eurocopa del 2000 y al partirse la pierna justo antes del Mundial de Alemania cuando era un fijo, que ha tenido que peregrinar a la mediocre liga griega para vestir la casaca nacional, es el único que parece haber visto la tragedia. Chapeau!

martes, 22 de junio de 2010

Diario de un Mundial 11 (21-06-10)

A pesar de que el paso del tiempo ha ido borrando las frecuentes asociaciones entre la literatura clásica y el fútbol no puedo sino mirar a Marcelo Bielsa y ver su futuro inmediato en clave quijotesca. Y no lo digo porque le apoden "Loco", un mote cuya procedencia desconozco, sino porque su situación me recuerda a la del ingenioso hidalgo manchego en muchos sentidos.

Ambos se erigen como defensores de las causas perdidas y mientras el objetivo del caballero era deshacer los agravios ayudando a los más necesitados el del argentino es guiar por la senda de la victoria a un pueblo que no se sentía tan ilusionado con su selección desde los tiempos mozos de la dupla formada por Zamorano y Salas.

Para ello el bueno de Marcelo no duda en usar todo lo que tiene a su alcance con el fin de lograr su objetivo, en este caso conseguir el amor de una Dulcinea del Toboso con forma de Copa del Mundo. Y entre todos estos medios de los que dispone siente una afición casi enfermiza por los vídeos, parecida a la que Alonso Quijano sentía por los libros y que le acabó llevando a la locura.

Y precisamente ese vicio oculto amenaza con dar sentido al sobrenombre de Bielsa en los próximos días. Hombre metódico donde los haya y entendiendo que el viernes se enfrenta a uno de los partidos más importantes de su vida, nadie duda que investigará hasta el más infímo detalle y sacará humo a su DVD. Un servidor no descarta incluso que pida grabaciones con los cánticos de "Manolo el del Bombo" y las coteje con los picos de rendimiento de la selección.

Intentando pensar como él entiendo que al menos solicitará informes de todos los partidos desde el último Mundial para seguir la evolución de su rival. Y si lo hace entonces corre el riesgo de perder su cordura en la espiral picassiana seguida por España, que como el pintor malagueño atraviesa etapas que van desde el azul hasta el rosa pasando por el impresionismo.

Si decide quedarse con la versión de la cita germana verá a un equipo roto y sin esquema que durará hasta el partido contra Dinamarca en el que su rival entra en una fase colorista y de matices finos que logra su máximo esplendor con la Eurocopa. Y entonces apreciará el borrón contra Estados Unidos y creerá que todo lo anterior era imaginado para volver a enamorarse del arte de la Roja en la fase de clasificación para el Mundial.

Cuando parezca haber entendido la belleza se topará con la España de ahora y entonces se dará cuenta de que nada tiene sentido. Intentando entender la época actual empezará a hablar sólo sobre si su rival jugará con uno o dos delanteros, con extremos puros o interiores de calidad, con uno o dos mediocentros, con Cesc o sin Cesc... porque nuestra selección ofrece tantas posibilidades, todas buenas, que empiezo a sospechar que el propio Del Bosque, ante la imposibilidad de alinear a catorce jugadores sobre el campo, sueña todos los días con 20 alineaciones diferentes y se acaba perdiendo en sus propios pensamientos.

Y cuando Bielsa tenga un cacao mental de tamaño XXL, formado por un cúmulo de sensaciones diferentes, correrá el riesgo de empezar a ver a los molinos españoles como gigantes y embestir a ciegas contra ellos sin saber muy bien con qué armas, si jugando a empatar, al error del rival, a la contra...

Espero que por el bien de España el argentino no tenga el día fino, que ante tanta incertidumbre acabe abrumado y desconcertado y no dé una al derechas. Porque España necesita quitarse al menos la presión de la fase de grupos para terminar de identificar qué etapa atraviesa. Cuando lo haga volverá a confiar en sí misma. Y será entonces cuando los rivales tendrán motivos de preocupación.

lunes, 21 de junio de 2010

Diario de un Mundial 10 (20-06-10)

Si sois seguidores asiduos del blog sabréis que mis primeros recuerdos futbolísticos datan de aquél entrañable Mundial del año 1994, ese en el que el juego fue para abrirse las venas pero en el que Bulgaria y Suecia tuvieron su momento de gloria.

Al final el trofeo se lo llevó el menos malo, Brasil, a los penalties frente a Italia, en un partido que los que lo vivieron me aseguran que se recordará por el intenso calor. Por aquél entonces yo estaba de campamento en un pequeño pueblo de Ávila llamado Piedralaves y simpatizaba con la azzurra hasta el punto que recuerdo haber vestido durante una actividad una camiseta hecha con papel charol en la que rezaba el nombre del "Divino Codino", oséase Roberto Baggio.

Era inocente y no entendía aún por ejemplo las consecuencias que tuvo para nuestro país el codazo del ínclito Tassotti, ni tampoco el desarrollo de la historia de los Mundiales. Apenas sabía que Italia era un país con forma de bota en el que mis padres habían estado de viaje.

Qué féliz vive uno en la ignorancia, sin resquemor en sus venas, desconociendo el significado del término justicia. Sin embargo fui creciendo y conmigo mi afición por el fútbol, aquello que se alejaba totalmente de los cánones que sentaba la selección a la que un día representé con mi casaca hecha a mano en un campo de tierra a la solana castellana.

Mientras yo ganaba en experiencia vital los transalpinos ganaban partidos como sólo ellos saben, "a la italiana", con once hambrientos gladiadores (cada vez distintos), a los que poco les importaba el espectáculo, siempre y cuando apareciera en el horizonte la victoria.

Incluso hasta hoy ya había asimilado como axiomática esta situación y creía que nunca cambiaría. Hasta hoy. Al fin los azzurri han probado su propia medicina, han caído a su estilo, y lo han hecho empatando contra una de las selecciones más flojas del Mundial, lo que demuestra la pobreza del modelo.

Bien es cierto que en su mayor fracaso que yo recuerdo los italianos ni siquiera pierden y que aún siguen con las opciones intactas de pasar a siguiente ronda pero al menos este toque de atención me ha hecho disfrutar. Ver como Chiellini era el que recibía los codazos y no el que los daba o como los balones que sobrevolaban el cielo sudafricano eran despejados sin piedad por los defensas me hizo pensar que si los de blanco fueran los de azul no nos habría sorprendido demasiado.

A veces se nos olvida, y a mi también, que los italianos son los vigentes campeones del mundo, los que defienden el título. La verdad es que no lo parece. Falta ambición, faltan ganas y encima pesan los cuatro años que pasaron desde la última cita en un equipo que mantiene una estructura muy semejante a la de entoces. Jamás cometeré el error de darles por muertos conociendo los precedentes pero esta vez sí, creo que son vulnerables.

domingo, 20 de junio de 2010

Diario de un Mundial 9 (19-06-10)

Quizás haya llegado el momento de cambiar los patrones del fútbol, de asumir que no siempre tienen por qué ser mejores las selecciones que mejor juegan sino las más prácticas. Y creo que este puede ser un Mundial en el que esta característica sea a la postre decisiva. Me explico.

España, por ejemplo, el otro día, jugó un buen partido. Tocó con criterio, se movió por el campo con precisión y practicó un juego vistoso. Pero perdió. Alemania contra Serbia también dio muy buena imagen e incluso con diez pudo llevarse el partido. Pero también cayó derrotada. Inglaterra apenas hace nada pero al menos le ponen corazón, bastante más que cabeza, lo que en condiciones suele solventar un choque. Pero fue incapaz de sumar tres puntos ante Argelia.

Holanda en cambio carece de todo esto. Es un equipo lineal, que apenas se mueve, que toca pero que a la vez consigue aburrir a las ovejas. Que parece no tener espíritu, jugar desganada, saltar el campo por cumplir con el expediente. Nadie es capaz de tomar la batuta y su medio del campo con Van Bommel y De Jong es una de las cosas menos técnicas que se ha visto en la historia de los Mundiales. Y sin embargo ganan.

Bien es cierto que no lo hacen con solvencia, que les beneficia la suerte, que no han jugado contra rivales de entidad. Pero mientras ellos siguen subiendo peldaños en un Mundial que está resultando traicionero para los grandes, los demás tropiezan.

La Oranje ha perdido en dos años todas las señas de identidad que hicieron las delicias de los aficionados en la Eurocopa a pesar de tener una plantilla semejante. Ha renunciado a sus patrones de juego y parece habérsele olvidado hacer las cosas bien, quizás porque no han podido ponerlo en práctica en un grupo de clasificación en el que solo faltó que los rivales les sacaran la alfombra roja.

Y sin embargo, a pesar de todo, aún saben como no complicarse la vida. Una tradición que han ido heredando de generación en generación. Porque Holanda hace buena aquella frase tan popular de "Si hay que ir se va, pero ir para nada es tontería".

Cada vez que le toca afrontar una competición importante, por lo civil o por lo criminal acaba al menos solventando su papel en primera ronda, donde la presión hace caer a muchos otros. La lástima es que al final es eliminada por cuestión de mínimos, argumento que se desprende al saber que nunca en la historia de los Mundiales han caído en una eliminatoria por más de un gol (salvo en la final contra Argentina, donde al menos forzaron la prórroga).

Acostumbrados al caviar que ofrecieron en Austria, el fútbol que practican en la actualidad nos parece chopped pork, pero quizás sea un paso más en la evolución neerlandesa, que ha visto como en el pasado Mundial Francia e Italia, equipos eminentemente prácticos, disputaron la final del torneo. Nadie la da ahora mismo como favorita, y sin embargo estoy seguro de que ninguna selección quiere cruzarse con ellos. No vaya a ser que esta vez hayan aprendido a pulir los detalles.

sábado, 19 de junio de 2010

Diario de un Mundial 8 (18-06-10)

He necesitado casi medio año para comprender como se vive el deporte en Estados Unidos y hoy al fin lo he conseguido. He buscado la respuesta en el fútbol americano e incluso en el American Airlines Arena, sede de los Miami Heat, pero hasta el momento sólo había encontrado comida, publicidad y la sensación de quelo que se jugaba duraba una eternidad con el fin de doblar las cantidades de las dos anteriores.

Todos los precedentes corroboraban pues esa visión tópica de que al estadounidense lo que le gusta no es el deporte sino sentarse a pasar la tarde viendo algo que no le haga pensar demasiado. Y sin embargo hoy me he dado cuenta, durante el partido contra Eslovenia, de que el cebo necesario para despertar el forofo interno que todos llevan dentro son las barras y las estrellas.

Cuando es el orgullo del país el que está en juego la cosa cambia. Me decía el otro día uno de los que seguía el encuentro conmigo que no le importaba demasiado el papel norteamericano en el Mundial. Y de hecho pareció no prestar atención alguna al choque cuando la patria en la que creció se marchaba 2-0 abajo al descanso.

Sin embargo bastó con que yo planteara en alto mi deseo de que ganara Eslovenia (siempre he sido muy de los outsiders) para que se sentara delante del televisor y no se despegara de él hasta el último minuto, vibrando como si le fuera la vida en ello.

Y poco a poco se fue metiendo en el partido. Él, que siempre ha sido fan incondicional del béisbol (de hecho no hay día que no discutamos sobre él ya que a mi me sigue pareciendo que es un juego en vez de un deporte) comenzó a rajar contra Koman Coulibaly (protagonista de la jornada junto con Undiano, ya tardaban en aparecer los árbitros en escena) por el gol legal anulado en fuera de juego y a arengar a los once hombres que pisaban él césped como si se le hubiera aparecido la Virgen de Fátima en las ondas de la ESPN.

Poco importaba que no supiera donde juega Donovan, a fin de cuentas esos datos acabarán siendo irrelevantes algún día. Estaba sonrojando a la patria que lleva dentro un país de apenas dos millones de habitantes. Motivo suficiente para disfrazarse de hincha por un día y cambiar la pelota pequeña y el bate por el Jabulani.

Al final acabó preguntando por las posibilidades de Estados Unidos de pasar a siguiente ronda y por los rivales que podrían tocarles, con una seguridad en su combinado a prueba de bombas. Y encima se atrevió a sentenciar que Estados Unidos aún no había hecho nada en la historia del balompié porque no había decidido invertir dinero en ello. Orgullo, patriotismo y algo de soberbia. Así es el deporte por estos lares.

viernes, 18 de junio de 2010

Diario de un Mundial 7 (17-06-10)

Tengo una amiga, compañera de promoción, a la que encargaban en el periódico en el que trabajaba que hiciera el horóscopo. Ella, una humilde becaria que entre sus preferencias vitales había dejado de lado el esoterismo y los signos zodiacales, confesaba sin ningún pudor que todo se lo inventaba. Que ponía las cosas que creía que la gente quería oír y que lo bueno y lo malo lo asingaba según se levantara ese día.

Pongámonos en el caso improbable de que Raymond Domenech, seleccionador francés, decidiera por un casual consultar todo aquello que ella escribía. Es decir, que el día que el galo optara documentarse a mi compañera de profesión le hubiera apetecido que cáncer, libra y sobre todo escorpio fueran los damnificados de la jornada. Las consecuencias serían que esta muchacha, a la que el fútbol se la trae al fresco, estaría influyendo de forma decisiva en el destino de una selección de alto nivel.

Porque así funciona el técnico "bleu", seguramente uno de los tipos más peculiares que se han sentado en un banquillo de fútbol. Un hombre que no parece caer bien a nadie, que se mueve en una esfera vital diferente a los demás, que pasea por el fino alambre que divide a la fortuna de la desgracia haciendo cabriolas.

Sólo él es capaz de justificar la ausencia de Barthez con la frase "Consulté las estrellas, no era el día apropiado" o apartar a un jugador como Pirés de las convocatorias por ser escorpio, un signo contrario a sus intereses. Y con esos argumentos y nos los balompédicos ha seguido al frente, beneficiándose de aquella final del Mundial de Alemania donde lo astros (no Zidane y Ribery) parecieron querer darle la razón que no le daba el fútbol.

Leo mientras escribo estas líneas las características del símbolo maldito para el técnico galo. Y como creo, y lo digo en serio, que aquellos que nacemos bajo un mismo horóscopo tenemos algunas cosas comunes, entiendo que puedo haber descubierto el problema de su animadversión: "Los Escorpio deben aprender a controlarse, porque pueden llegar a ser demasiado críticos y resentidos con los demás". ¿No será que Domenech, un tipo que parece inseguro por naturaleza, no puede tolerar que le discutan ciertos aspectos?.

Más allá de estas cuestiones lo cierto es que Francia naufraga, que el ambiente es nefasto y que el cambio de generación se antoja de lo más desastroso. Si fuera galo, viendo como mi combinado se arrastra sin pena ni gloria por Sudáfrica, quizás hubiera preferido que Henry se hubiera cortado la mano. El mal de no viajar al Mundial habría durado un par de días pero podría haberse considerado un tropiezo solucionable con la decapitación del entrenador. Pudiera darse la remota posibilidad de que pasaran a octavos de final y me callaran la boca pero aunque lo hicieran no cambiaría esa sensación de que mucho hay que tocar para que todo vuelva a funcionar. El primer paso, aunque tomado con retraso, ya se ha dado pidiéndole a Domenech que abandone el barco.

Quizás cuando lo haga, en la soledad de su mente y de su casa, le dé por consultar libros de historia futbolística en vez de cartas astrales. Entonces descubrirá que cinco de los veintidós jugadores que ganaron el Mundial del 98 (casi la cuarta parte) eran escorpio y que uno de ellos era Laurent Blanc, el hombre que le sustituirá en el cargo.

jueves, 17 de junio de 2010

Diario de un Mundial 6 (16-06-10)

"Mañana es el gran día, ese en el que nuestra selección deberá empezar a mostrar al mundo que tiene ganas y está capacitada para ganar su primer Mundial. Me agrada saber que, por primera vez, somos el rival a batir, que el resto de selecciones nos respeta y nos admira y que el mundo entero espera ansioso nuestro debut para volver a ver fútbol tras el paseo de Alemania frente a Australia. Ha llegado el momento de que dejemos de ser el pupas, la selección que cae en cuartos, para aspirar a algo más".

Estas líneas pertenecen al post de ayer, en el que en un estado de euforia incontrolada me lanzaba a vaticinar un futuro brillante de color de rosa. Hoy sigo manteniéndolo, creo que España sigue siendo una de las favoritas, si no la principal. Pero, aunque corra el riesgo de ser tachado de oportunista al escribir a toro pasado, me voy a permitir cambiarlo ligeramente.

"Mañana es el gran día, ese en el que nuestra selección deberá empezar a mostrar al mundo que tiene ganas y está capacitada para ganar su primer Mundial. Me agrada saber que, por primera vez, somos el rival a batir, que el mundo entero espera ansioso nuestro debut para volver a ver fútbol tras el paseo de Alemania frente a Australia. Ha llegado el momento de aspirar a algo más".

¿A qué la diferencia casi no se nota? ¿A qué el sentido del párrafo viene a ser el mismo? Pues para mi esas dos pequeñas frases que he suprimido representan el presente de la selección española. Y he necesitado el día de hoy para darme cuenta, con la camiseta puesta y la bufanda al cuello, mientras oia como el comentarista de Univisión, acompañado de Chilavert, nos ninguneaba.

Porque jugamos mejor que nadie, tocamos mejor que nadie, damos más sensación de peligro que nadie, pero seguimos siendo España. No Italia. No Alemania. No Argentina. No Brasil. España. Y como España tenemos detrás un pasado. Y mientras el resto de equipos que he mencionado saltan al campo con un halo de invencibilidad invisible nosotros lo hacemos como el rival a batir... batible. Porque aún no somos capaces de decidir un partido con la bandera, porque necesitamos un Mundial para poder hacerlo. Porque una Eurocopa es importante pero nadie se mostró más dubititativo contra los griegos cuando la ganaron.

Nos falta dar esa sensación de que el gol de Italia contra Paraguay acabaría entrando de una forma o de otra, nos falta esa fuerza que le encogía la portería brasileña a los norcoreanos y les hacía disparar desde larga distancia como si el área quemara. Carecemos de esa característica que convierte a los teutones en hombres gigantes capaces de comerse un oso vivo.

Y por eso a los suizos hoy no les ha temblado la pierna, no se ha visto en ellos ningún síntoma de debilidad mental. Porque sí, España ha tirado veintitrés veces, ha tenido ocasiones clarísimas, y podía haber ganado perfectamente 5-1 si hubiera tocado menos y definido más o incluso sin hacerlo. Pero solo damos el miedo actual, el momentáneo, el que dio en su día Freddie Kruger cuando"Pesadilla en Elm Street" se puso de moda pero no el que da el "Hombre del saco", omnipresente generación tras generación.

Y eso se nota a la hora de competir, donde un equipo ilusionado y motivado con la cabeza bien amueblada y las ideas claras utiliza esas armas como escudo y la fortuna, porque sí, los suizos hoy han tenido mucha fortuna, como espada. Por suerte aún hay clase, calidad y fútbol para cambiar la historia en Sudáfrica.

miércoles, 16 de junio de 2010

Diario de un Mundial 5 (15-06-10)

Me entraban sudores al pensarlo pero al fin lo he solucionado. He estado muy preocupado estas primeras jornadas al darme cuenta de que se acercaba el estreno de nuestro combinado sin que en mi teclado diera muestras de vida uno de nuestros emblemas. Afortunadamente, casi en la frontera con el partido, la letra "ñ" se ha materializado (así como los acentos) para que pueda hablar tal como se merece de España.

Y creédme que la he echado de menos y que me encanta poder decir que mientras escribo estas líneas veo como un español (y no un espanol) de nombre Pau Gasol pelea agónicamente por el anillo de la NBA mientras me como una bandeja de frutas con piña (no con pina). Pero hablemos de fútbol (como me gusta poder volver a acentuarlo), que es a lo que hemos venido.

Mañana es el gran día, ese en el que nuestra selección deberá empezar a mostrar al mundo que tiene ganas y está capacitada para ganar su primer Mundial. Me agrada saber que, por primera vez, somos el rival a batir, que el resto de selecciones nos respeta y nos admira y que el mundo entero espera ansioso nuestro debut para volver a ver fútbol tras el paseo de Alemania frente a Australia.

Ha llegado el momento de que dejemos de ser el pupas, la selección que cae en cuartos, para aspirar a algo más. Y si bien es cierto que parezco vender euforia desmedida fruto del optimismo que me transmite un equipo que gana casi por inercia, lo cierto es que un servidor se conformará, al menos de momento, con ver a su país llegar a semifinales por lo inédito de lo mismo. Ese pequeño paso, fundamental para acercarse al paso definitivo y el más grande, nos ayudaría a quitarnos la losa histórica y a liberar de presión a las generaciones venideras.

Y sé que muchos consideraréis incluso obsceno mi conformismo pero si lo digo es porque estoy convencido de que, una vez que lleguemos a semifinales, por confianza y por juego, seremos capaces de alzar nuestro primer entorchado. Pero para eso queda mucho y no debemos vender la piel del oso antes de cazarlo. Pasito a pasito se va haciendo caminito y espero que mañana podamos dar el primero de ellos y que no sea Casillas el portero al que le toque hacer el partido malo de la jornada.

Porque aunque me cueste créermelo incluso a mi mismo. Ya he asumido como algo natural que cada día algún guardameta dará el espectáculo negativo de la jornada. Hoy ha sido el neozelandés, que si bien sólo ha encajado un gol y no por su culpa, lo cierto es que se le ha visto muy inseguro en un partido que nos ha dejado el descubrimiento como futuro crack de Vladimir Weiss. Algunos como yo habíamos oído hablar de él por ser el hijo del seleccionador pero ha demostrado tener clase suficiente como para ganarse un sitio en el once por méritos propios.

Incluso me he ilusionado por momentos con su combinado y he llegado a pensar que podrían acceder a octavos en su primera participación pero el gol tardío de los "All whites" me ha despertado de golpe. Los oceánicos podrán irse contentos con su primer punto en un Mundial pero los eslovacos, tocados anímicamente, aspiran a fracasar en sus dos próximos choques.

Además a los fallos de Paston yo añadiría el del guardavallas norcoreano en el gol de Maicon. Es cierto que el brasileño anota un golazo, que la idea es espectacular y el recurso también, pero es inviable dejar desguarnecido el primer palo. Y desde luego ha sido una lástima porque he sufrido indentificándome con los humildes asiáticos, peloteros stajanovistas que estaban en todas las partes del campo espoleados por sus sentimiento patrio. Las lágrimas de emoción vertidas durante el himno por alguno de los jugadores como Jong Tae-se, que repite la escena con bastante frecuencia, así lo demuestran.

Precisamente en él me paro. Hoy hemos conocido su historia. El relato de un apátrida del fútbol nacido en el seno de un barrio coreano sito en Nagoya (Japón) y que creció con la educación propia del regimen de Pyonyang ante la insistencia de su madre. Tras terminar el colegio entró en la universidad y fue allí donde los norcoreanos se fijaron en él como futbolista. Sin embargo el hecho de que estuviera registrado como surcoreano le cerraba las puertas a la oportunidad pues su país no reconocía a sus vecinos del norte. Finalmente por medio de Japón consiguió su deseo no sin tener que superar una dura prueba de adaptación al vestuario debido al contraste entre sus gustos occidentales y los del resto de sus compañeros. Quizás por tener que pasar todos esas circunstancias la emoción se refleja en su rostro cuando suenan los acordes del himno y se muestra tan implicado, hasta el punto que enunció la promesa de meter un gol en cada uno de los partidos de la primera fase que ya no podrá cumplir.

No obstante quizás pueda anotar alguno en los dos choques que quedan ante Costa de Marfil y Portugal, los protagonistas del otro partido de hoy. Si bien ha sido un duelo abierto, con ocasiones, queda la sensacion de que los africanos podrían haber rascado algo más ante unos lusos desnortados que viven de los retazos de un pasado reciente exitoso.

Y ahora me voy a la cama con la conciencia tranquila al saber que cuando mañana me levante los Lakers habrán empatado la serie contra los Celtics y se lo jugarán todo a una carta en su propia cancha. Como tengo el teclado al fin configurado despido las lineas de hoy con una frase reivindicativa que ahora ya sí puedo decir: "¡Esta vez sí, España, coño!".

martes, 15 de junio de 2010

Diario de un Mundial 4 (14-06-10)

Procedente del latin "metus" la RAE define miedo como la "perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario" o como el "recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea". En incluso se atreve a dar explicacion al miedo insuperable, aquel que "anulando las facultades de decisión y raciocinio, impulsa a una persona a cometer un hecho delictivo, siendo circunstancia eximente".

La palabra, en sus diferentes acepciones, es la que sirve para describir a la perfeccion las cuatro primeras jornadas del Mundial. Es esa convulsion animica que produce el dar un paso adelante y que hace que los equipos naden y guarden la ropa, es ese temor a quedarse fuera a las primeras de cambio e incluso es esa situacion que anula la capacidad de raciocinio de futbolistas como Kuzmanovic, Ghezal o Green, autores de hechos casi delictivos pero que a buen seguro no lograran ser eximidos por la prensa de su pais y por sus compatriotas tan facilmente.

Y es un miedo inteligible, un pavor que afecta a todos menos a aquellos que se sienten superiores a los demas como Alemania o que salen con el cuchillo entre los dientes en plan kamikaze y sin pensar en las consecuencias como los coreanos. Lo dice Loquillo y lo secundo: "La vida es de los que arriesgan". Y precisamente esos que mas se mojan, esos que estan intentando jugar al futbol en la primera jornada, son los que estan dejando mejor sabor de boca.

Los demas estan dejando estelas preocupantes dia tras dia. Es el caso de Italia, que ha sumado un empate que resulta practico pero que nadie recordara para la posteridad. Ser el vigente campeon del mundo implica una gran responsabilidad por mucho que probablemente este sea el que menos expectativas de revalida despierta en las ultimas ediciones. Y hoy se ha notado ante una seleccion a la que le ha faltado creerselo un poco. Porque Paraguay ha demostrado ser un equipo ordenado, con las ideas claras, pero bastante inocente. Estas tablas provocan una consecuencia rocambolesca y es que, si el miedo manana no vuelve a estar presente, bien Eslovaquia o bien Nueva Zelanda pueden ser protagonistas por un dia y liderar el grupo.


Mencion aparte merece el error en la salida de Justo Villar que ha supuesto el tanto transalpino. Me empieza a parecer rocambolesco que cada dia tengamos una cantada nueva y me preocupa el no poder atribuirselas todas al balon, porque significaria que en Sudafrica no estan de verdad los mejores jugadores del planeta.

Pasen quienes pasen el cruce sera contra los dos primeros del grupo de Holanda, el otro que hemos podido ver hoy en accion. Habia ganas de ver a la naranja mecanica y aunque parezca osado decirlo habiendo ganado 2-0 la seleccion no me ha convencido. Bien es cierto que no han pasado apuros pero se han visto beneficiados por una jugada de fortuna nada mas empezar el segundo tiempo que ha dejado en modo off a los daneses.

Si bien este partido pasara a la historia sin pena ni gloria, como el debut de Holanda en el Mundial pero poco mas, si entrara en los anales el Japon-Camerun. Y no lo digo desde luego por el juego, que ha rayado a la altura del inefable Eslovenia-Argelia de ayer aunque con algo mas de ritmo. El motivo es que la seleccion nipone ha ganado al fin un partido en un Mundial fuera de sus fronteras gracias al golazo de Keisuke Honda. Porque no los mejores goles son los que entran desde fuera del area y por la escuadra. Hay espacio para otros, que se quedan en la retina por un detalle concreto. Ese detalle ha sido hoy el control dentro del area del jugador del CSKA que ha bajado la pelota al suelo con la misma suavidad y la misma sangre fria con la que luego a definido en apenas un palmo de terreno.

Y dicho esto me marcho a la cama porque el Mundial amenaza con acabar fisicamente conmigo. Manana volvere a levantarme a las siete para prepararme la tupper de comida del mediodia y para narrar en http://www.radiodeportiva.net/ el menospreciado Eslovaquia-Nueva Zelanda. Muchos dicen que por nombre es el partido mas flojo de la fase de grupos. Llamadme raro, pero a mi me seduce muchisimo ver el debut de Eslovaquia en un Mundial con un conjunto de lo mas talentoso.

lunes, 14 de junio de 2010

Diario de un Mundial 3 (13-06-10)

Todos los paises tienen una y algunos como el nuestro dos o tres. Hablo de esa jugada concreta en una competicion importante que te echa de ella. Hablo del fallo de Cardenosa, del gol que encaja Zubizarreta contra Nigeria, del cabezazo de Zidane, de la salida de Rene Higuita, de la expulsion de Beckham contra Argentina en el Mundial 98... Pues bien, desde hoy Serbia tambien tiene la suya.

A buen seguro el pais balcanico recordara, si su seleccion se queda fuera, la mano de Kuzmanovic. Los padres se la contaran a sus hijos y los hijos a los nietos y este jugador del Suttgart pasara a formar parte de la historia nacional mientras su nombre resonara cada vez que los serbios caigan en desgracia en un torneo puntero. En ocasiones a estos personajes acaba recordandoseles con afecto e incluso terminan protagonizando anuncios o tertulias pero algo me dice que en esta ocasion eso no sucedera. El hecho de que nada mas terminar el choque este borron negro en su carrera ya haya quedado reflejado en su perfil de wikipedia puede indicar por donde iran los tiros.

El caso es que nadie entendera, y probablemente yo tampoco, que paso por la cabeza del centrocampista en ese momento, que cable se le cruzo para hacer lo que hizo. Y el hecho de que nadie le comprenda y de que nadie haga el esfuerzo por hacerlo acrecentara aun mas su soledad y su sensacion de impotencia, que hoy se reflejaba cuando con el rostro desencajada se dirigia al arbitro intentando negar la evidencia de su fracaso.

Y aunque bien es cierto que el equipo de Antic dormiria mas tranquilo habiendo sumado un punto, conviene decir que no solo ha sido Kuzmanovic el culpable sino todo el equipo y tambien, porque no apuntarlo, el muro de contencion ghanes en el medio del campo con un trivote de perros de presa que han sepultado el talento de su rival.

Lo peor de todo es que en este ambiente de desolacion que a buen seguro se ha implantado hoy no hay tiempo para lamerse las heridas y toca pensar en el futuro inmediato, que es incluso mas oscuro que el presente. Porque este pasa por Alemania.

Los teutones han demostrado hoy que no van de farol y que los jovenes son unas buenas cartas para echar un ordago y llevarse la copa. Ozil, un nino con cara de nino metido en un cuerpo de nino pero que carga con una nacion como todo un hombre ha demostrado que esta capacitado para ejercer de timonel. Si eso lo juntamos con el travestismo patrio que sufren Podolski y Klose cada vez que se enfundan la camiseta nacional el cielo puede ser el techo. Porque esta claro que lo de los dos puntas no es normal. Un servidor opina que definitivamente hibernan durante dos temporadas, agazapados en sus cuevas, esperando para asomar la cabeza en las grandes competiciones de selecciones.

No obstante conviene decir que el rival de hoy ha sido un mero sparring que se ha dedicado a recibir golpes y a caer por KO sin apenas dingidad. Un boxeador caotico que lanzaba ganchos al aire mientras desconocia por donde estaba siendo atacado debido a los consejos de un entrenador que parecia haber apostado en su contra. El rostro gelido de Verbeek al finalizar el partido lo decia todo mientras la nacion entera se pregunta aun porque poblaba el banquillo aquella vieja guardia que en el pasado Mundial les hizo pensar que habia un futuro en el deporte mas alla del rugby y de Ian Thorpe.

Todo ello en el cierre de una jornada que arranco con el que probablemente haya sido el peor partido en lo que va de competicion. Personalmente espero recordar con nostalgia este Argelia-Eslovenia como mi primer trabajo cubriendo un Mundial por mucho que los jugadores sobre el terreno de juego se hayan propuesto obligarme a madrugar para luego castigarme sin piedad con un futbol lento y anodino.

Aquello, que arrancaba a las siete y media de la manana hora de Miami, queda ya lejano. En total he dedicado casi doce horas de mi dia al deporte pasivo. Y encima ese mal sabor de boca con el que me levante y que se acrecento cuando "mi" Salamanca no fue capaz de certificar su salvacion me persigue hasta la cama tras ver el Celtics-Lakers. Como bien debe estar pensando en otro lecho a miles de kilometros de distancia el bueno de Kuzmanovic, hay dias que es mejor no levantarse.

sábado, 12 de junio de 2010

Diario de un Mundial 2 (12-06-10)

Cada vez que Messi salta al campo juega con la superioridad del que se sabe el mejor. Con la pelota pegada al pie levita sobre el cesped mientras su cerebro piensa dos o tres veces mas rapido que el de los demas. Es un hombre tranquilo, que no se altera, que cae al suelo y se levanta con la misma naturalidad haciendo caso omiso de los defensas que intentan inculcarle el miedo. Leo no teme a nada ni a nadie porque sabe que el fracaso no es una palabra que se encuentre en el diccionario del que es superior a los demas.

Es por eso que cuando hoy se ha topado al fin con sus nemesis su cara se ha convertido en un absoluto poema. Mientras los argentinos celebraban la victoria como si hubieran ganado ya el Mundial el no era completamente feliz, sabedor de haberse visto vencido por un tipo al quizas ni conociera, que juega perdido en el denostado Israel guardando las mallas del Hapoel de Tel Aviv.

Vincent Enyeama se ha convertido por meritos propios en el hombre del dia y decir eso cuando juega en un equipo que ha caido derrotado da aun mas empaque a su actuacion. El portero nigeriano las ha sacado de todos los colores y formas completando la que probablemente haya sido la mejor aparicion individual de un jugador en lo que va de torneo. Aquel tipo al que en su dia mandaban al banquillo durante las tandas de penalties, que nunca ha ido en Europa mas alla de las fronteras del pais que ahora le da cobijo y donde es el mejor futbolista de la liga, ha hecho hoy el partido de su vida en el mejor escenario posible, lo que le asegura un futuro provechoso en algun campeonato de primer nivel.

Un futuro que pinta en oscuro para el otro gran protagonista, Robert Green. No entendia como los ingleses deseaban nacionalizar a Almunia, un guardameta que personalmente no me dice nada, pero viendo las situaciones rocambolescas que suceden bajo los palos todo empieza a cobrar sentido. Alguno podria echarle la culpa al balon, y de hecho ha sido mi primer pensamiento, pero lo cierto es que el fallo es de Green, que no coloca bien el cuerpo para amortiguar un tiro que iba suavecito.

Toca ahora saber como descargan su ira los tabloides ingleses y como reacciona Capello, que hoy ya ha demostrado que no va a permitir ni el mas minimo fallo de concentracion quitando a Milner cuando solo habia transcurrido media hora de partido. Del choque aparte de destacar Rooney, que cada dia mejora mas y que parece otro desde que ha estabilizado su vida, me quedo con el inconmensurable Onyewu, que no deja de sorprenderme cada vez que se enfunda la casaca de su equipo nacional.

Y me queda, como no, hablar de Corea del Sur, para mi gusto la seleccion que ha desplegado el mejor futbol hasta el momento. El gran partido de hoy ante Grecia me ha quitado los temores a fallar en la unica porra en la que participo y en la que dije que pasarian de primera fase. Han demostrado ser un equipo con una velocidad endiablada y mucho orden, todo lo contrario a la anarquica Grecia, que es un claro reflejo del caos que vive el pueblo heleno. Muchos gestos y muchas recriminaciones pero ninguna solucion. Cara de funeral de Renhaggel y el equipo que continua sin meter un gol en un Mundial y sin sumar ni un solo punto.

El choque ha sido sin duda una buena forma de empezar el dia, ya que aqui, en Miami, el primer partido de la jornada se deja caer a las siete y media. De momento no he tenido problemas para madrugar a pesar de que apenas he dormido cuatro horas. Y es que ayer, a eso de las dos, acabe mi noche en un Dominos Pizza dialogando con Yilmaz -un ingeniero turco que por los avatares de la vida habia acabado tras la barra de una de las surcursales de esta multinacional- sobre Estambul, la entrada del pais en la UE y como no, el futbol.

Me sorprendio saber que contrariamente a lo que muchos piensan sobre los aficionados turcos la mayoria parecen preferir a su equipo que al combinado nacional. De hecho me contaba que no fue un drama para su pueblo quedarse fuera del Mundial no sin criticar, todo hay que decirlo, a los jugadores a los que tacho de peseteros. Teniendo en cuenta las ultimas actuaciones de los otomanos en las grandes competiciones no negare que me asombra que apenas haya ilusion en el pais.

Y aprovecho estas lineas para invitaros a escuchar Radiodeportiva.net donde un servidor ejercera manana como comentarista, si todo va segun lo previsto, durante el Argelia-Eslovenia y como tertuliano en "Virus Mundial" a partir de las diez y media de la noche. Me enfrento pues a mi primera experiencia como periodista en una Copa del Mundo, lo que me produce una profunda satisfaccion personal.

viernes, 11 de junio de 2010

Diario de un Mundial 1 (11-06-10)

He pasado muchos días reflexionando sobre qué contenidos ofrecer durante el Mundial de Sudáfrica 2010 para "De paradinha" y al ver que ninguno me terminaba de convencer del todo he decidido que lo mejor que puedo hacer es ofreceros un diario.

Habrá días que escriba más y otros que escriba menos pero el objetivo es ir mostrando las impresiones que me vayan surgiendo sobre todo lo que rodea a este evento de dimensiones titánicas... No pretendo que estos posts sean análisis puro y duro de la jornada, que para eso ya están otros, sino las sensaciones personales de un amante del fútbol durante este bendito mes.

De esta forma os confesaré que hoy, por ejemplo, me marcho algo decepcionado con la jornada inaugural. No he podido ver la ceremonia de apertura pero es que, en la misma medida, tampoco he podido ver buen fútbol y eso, cuando uno lleva tanto tiempo esperando un Mundial, se hace duro.

De todo lo que ha dado de sí el día me quedó con las ganas que han puesto los sudafricanos y con su magnífica habilidad para salir a la contra ante una selección mejicana que ha dado una imagen de lo más preocupante. Bien Giovanni Dos Santos, que ha dejado destellos de calidad y se ha echado el equipo a sus espaldas, pero mal Javier Aguirre. Alinear de inicio al inseguro "Conejo" Pérez y al inconsistente Guille Franco no parecen decisiones acertadas como no lo es, a mi entender, darle minutos a Cahuatemoc Blanco. A pesar de sus ganas de agradar y de ponerle mucha garra, el delantero ha plasmado sobre el campo un fútbol bufonesco, de héroe caído que quiere pero no puede.

En cuanto al otro partido, el Uruguay-Francia, he visto miedo, mucho miedo en ambos equipos. Y como es lógico esta situación encoje las piernas y el estómago. Partido trabado, poco vistoso y con un árbitro bastante mediocre. Peleona la delantera charrúa e interesante el dibujo táctico de Domenech. Por cierto, durante los noventa minutos ya he podido apreciar algunos detalles que me indican que el Jabulani puede causar problemas. Lloris ha sufrido con él a la hora de atajarlo en un par de jugadas que parecían fáciles.

Por lo demás, también me ha resultado llamativa la campaña de marketing que ha conseguido implantar Nike en lo que ha calzado se refiere. Al pitar el japonés me he quedado con ganas de saber cuántos de los futbolistas que han saltado hoy en los dos campos llevaban las botas moradas y naranjas de la firma americana, porque me han parecido legión.

Concluyo el post de hoy diciendo que todos aquellos que lo deseéis podreís seguirme a través de Twitter (cmateosgil), una plataforma a la que quiero dar protagonismo durante el Mundial y que, por problemas de configuración del teclado de mi ordenador, tanto lo que escriba mañana como lo que escriba el domingo irá sin eñes y sin acentos.

martes, 8 de junio de 2010

¿Qué ha sido de... jugadores de récord en el Mundial?

En la previa del Mundial me he propuesto honrar a aquellos futbolistas que de una forma u otra han pasado a la historia de la competición. Es por ello que la sección semanal ¿Qué ha sido de...? os traigo algunos de esos nombres y que fue de sus vidas después de entrar en los libros de records.

Mario de las Casas: El peruano fue el primer futbolista expulsado, concretamente en Uruguay 1930. Abogado de profesión debutó con catorce años en primera división y llegó incluso a dedicarse al toreo. AQdemás fue el presidente de la Federación Peruana de Baloncesto. Falleció en el año 2002.

Necula Raducanu/Steve Adamache: Los rumanos fueron los dos protagonistas del primer cambio de porteros en un Mundial. El primero, que fue el que salió al campo, montó tras su retirada una cadena de fruterías bajo el nombre de "Merci Rica" mientras que el segundo murió ahogado ocho anos después del Mundial.

Luis Monti: Fue el único jugador en disputar dos finales para dos selecciones diferentes. Su historia la he encotrado en este enlace que os recomiendo que veáis (http://lamedialunadelarea.wordpress.com/2009/10/13/luis-monti-el-superviviente-de-mussolini/). Falleció en el año 1983 tras una provechosa carrera en la Juventus.

Jairzinho/Ghiggia/Fontaine: Fueron los
únicos jugadores en anotar en todas las rondas de un Mundial. El uruguayo, protagonista con su gol del mítico "Maracanazo", entrenó a Peñarol y luego tuvo toda clase de reconocimientos en su país llegando incluso a participar en el videoclip de una versión de la "Macarena" llamada "Maracana Macarena". El galo, por su parte, continúa siendo el máximo goleador en un Mundial y tras dejar los campos tuvo varias experiencias como entrenador antes de fundar el sindicato de futbolistas. En el caso de Jairzinho su principal contribución fuera de los terrenos de juego fue el descubrimiento de Ronaldo con sólo 14 años. Además entrenó a la selección de Gabón.

Fritz Walter y Ottmar Walter: Fueron los únicos hermanos no mellizos (este honor corresponde a los holandeses Willy y Rene Van Kerkhof) que anotaron en un Mundial, concretamente en el del año 1954. Fritz (fallecido en el 2002) es toda una institución en Kaiserslautern, donde desarrolló toda su carrera y donde el estadio lleva su nombre por su ahínco en convertir a la ciudad en sede del Mundial. Por su parte Ottmar compró una gasolinera en un negocio que salió mal y que le llevó a una tentativa de suicidio, si bien hoy sigue vivo.

Norman Whiteside: Leyenda histórica del Manchester United, ha sido el futbolista más joven en debutar en una Copa del Mundo cuando jugó para Irlanda del Norte en 1982. Conocido por su carácter violento sobre el campo Ferguson ordenó su venta y se marchó al Everton pero apenas tuvo protagonismo debido a sus graves problemas de rodilla, que le obligaron a retirarse con sólo 26 años ante la amenaza de no poder andar en el futuro. Estudió podología, tuvo protagonismo en algún que otro programa de televisión y en la actualidad trabaja para la asociación de futbolistas.

Roger Milla: El camerunés es el jugador más viejo en jugar y en anotar en un Mundial. Elegido mejor jugador del siglo en el fútbol africano está siendo parte activa en el primer Mundial que se disputa en su continente. Actualmente se le puede ver en el anuncio de Coca Cola, recordando su conocida celebración, y en los periódicos por su polémica con Samuel Etoo.

Fernando Clavijo: Estadounidense de origen uruguayo, fue a sus 37 años el jugador más viejo en ser expulsado en un Mundial. Tras retirarse inició una prolífica carrera como entrenador que le llevó a los Seattle Seadogs, a los Florida Thundercats, al New England Revolution a los Colorado Rapids e incluso a la selecciín haitiana de fútbol y a la nacional del fútbol sala.

Walter Zenga: Tiene la racha más larga sin conceder goles, establecida en 517 minutos. Sabréis recientemente de él porque ha entrenado al Catania y al Palermo, donde su contrato fue rescindido. A sus cincuenta años ha entrenado a un equipo por año (salvo sus dos temporadas en el Nacional de Bucarest) y en algunos casos a dos. New England Revolution, Brera, Steau, Estrella Roja, Gaziantespor, Al Ain y Dinamo dse Bucarest figuran en su curriculum. A todos ellos hay que añadir el Al Nassr, donde entrena en la actualidad.

lunes, 7 de junio de 2010

Veinte claves previas al Mundial de Sudafrica

Ya falta menos de una semana para que arranque esa cita deportiva que cada cuatro años moviliza delante de sus televisores a todos los aficionados al deporte rey. Colegios que pararán sus clases para que los alumnos puedan ver a sus selecciones, ausencias laborales injustificadas, gente que invierte todos sus ahorros para presenciar el evento... todo lo puede un Mundial. A pesar de que en las previas ya esta todo más que dicho, hablado y masticado espero que me permitáis la licencia de hacer una propia con las que, a mi modesto entender, seran las 20 claves de la presente edición de la Copa del Mundo.

África: Será sin duda la principal protagonista. El continente acoge por primera vez el torneo, una oportunidad de oro que llega de forma justa. Quizás las infraestructuras no sean las mejores pero no cabe duda que la competición es un premio merecido a un pueblo que vive con pasión el deporte rey y que merecía celebrar en su seno una fiesta como esta. Pase lo que pase, este Mundial se recordará siempre.

Cristiano Ronaldo-Messi... y Xavi: Sobre el césped se citarán los mejores futbolistas del planeta representando con orgullo a su nación. Muchos creen ver en la cita una pelea entre Cristiano Ronaldo y Messi por coronarse como el mejor jugador de la actualidad y alzarse con el "Balón de oro". Sin embargo los países de ambos presentan dudas razonables sobre su rendimiento. En esas aguas revueltas podría colarse Xavi. España llega con mucho cartel y con la confianza por las nubes. Si "La Roja" ganara el Mundial y conociendo el último antecedente de Cannavaro, el de Terrasa tendria muchas opciones de alzarse con el preciado trofeo individual y de convertirse en el segundo español en hacerlo tras Luis Suárez.

Carlos Alberto Parreira: Haga lo que haga la anfitriona el tecnico brasileño pasará a la historia como el primero en disputar seis Mundiales, superando en la puja directa al mítico Bora Milutinovic. Kuwait, Emiratos Arabes Unidos, Brasil en dos ocasiones y Arabia Saudí han sido los equipos que apostaron por el con aterioridad.

Jabulani: Se ha convertido en el elemento mas polémico durante los días previos. Sobre el balón del Mundial se vierten todo tipo de críticas negativas procedentes de los porteros, que hablan de él como una pelota de playa que hace efectos extraños. Podría ser, sin quererlo, uno de los principales actores de la obra de teatro que se vera en Sudáfrica.

Etoo-Drogba: Si finalmente este último llega a tiempo al Mundial, cosa que en principio parece probable a juzgar por la evolución de su lesión, será muy interesante su pelea en el plano personal con el líder de los "Leones indomables" por convertirse en el mejor jugador africano en el primer Mundial que se disputa en su continente.

Lesionados: Independientemente de la baja o no del delantero marfileño lo cierto es que habrá ausencias muy importantes en esta Copa del Mundo debido a las inoportunas lesiones. La más castigada será Alemania, que además de perder a Ballack no podrá contar tampoco con Adler, Westermann y Traesch. Junto a ellos tampoco estarán Ferdinand, Essien, Jon Obi Mikel, Lassana Diarra o Jankovic mientras que otros como Pirlo y Robben viajaran pero seran duda hasta última hora.

Mesut Ozil: Las ausencias en Alemania hacen que muchos vean en este joven, de solo 21 años y que apenas supera la decena de internacionalidades, un líder y una referencia para el combinado germano. Dotado de una gran técnica y de mucha imaginación será un buen momento para calibrar si está capacitado para llevar el peso ofensivo de un equipo puntero en el escenario mas importante posible.

Eslovaquia: Será el único país debutante en un Mundial (con permiso de Serbia, que ya disputó el de 2006 pero unida a Montenegro). El combinado eslovaco llega con una plantilla compuesta por futbolista jóvenes de mucha clase que no tienen nada que perder pero mucho que ganar. Ya fueron primeros en un grupo de clasificación complicado por delante de sus vecinos los checos y podrían ser una de las grandes sorpresas.

Diego Armando Maradona: Uno de los seleccionadores más cuestionados de la historia. Sus resultados con Argentina no le avalan y tampoco su actitud arrogante y caprichosa pero en su país al Dios todo se le perdona. La albiceleste llega en un momento de forma preocupante, con descartes polémicos, pero nunca se la puede olvidar entre las favoritas. Al margen de su glorioso pasado Maradona juega en Sudáfrica al doble o nada, al heroe o villano. Un mal resultado de la selección podría echarle encima al pueblo que tanto le admira.

Luis Suárez: Durante estos dias se habla de los cracks mundiales, de los mejores jugadores del globo. De quiénes serán los máximos goleadores y las estrellas. Y en ninguna quiniela aparece el delantero del Ajax, máximo anotador de las ligas europeas. Sus 35 goles en Holanda, uno mas que Messi en España, no parecen ser aval suficiente como para ser considerado entre los futbolistas punteros del torneo. A la sombra de Forlán, el punta uruguayo podria ser una de las sensaciones y convertirse en el fichaje de relumbrón de algún grande de Europa este verano.

Oceanía: El de Sudáfrica será el primer Mundial en el que se den cita dos equipos de este continente despues de que Australia lograra su clasificación a través del grupo asiático y Nueva Zelanda hiciera lo propio venciendo en la repesca a Bahrein.

Rigobert Song: Será el primer futbolista africano que dispute cuatro mundiales y el único junto a Lee Won-Jae que repita cita con respecto a 1994. No será solo ese motivo por el que Song entre en la historia del torneo pues en la actualidad tiene el record del expulsado mas joven (en EEUU precisamente) y el dudoso honor de ser el único jugador que vio la tarjeta roja en dos citas consecutivas.

Johannesburgo Soccer City: Con capacidad para casi 95.000 espectadores acogerá el partido inaugural y la final. La construcción, que se situa en la deprimida area del Soweto, es un lugar histórico para el país anfitrión pues fue allí donde Nelson Mandela dio su primer discurso multitudinario tras ser liberado.

Vuvuzelas: Estas ruidosas trompetas ya causaron sensacion durante la pasada Copa Confederaciones y se convirtieron en una pesadilla para los jugadores y las retransmisiones en directo.

Seguridad: 41.000 efectivos de fuerzas especiales, a los que se uniran miembros del ejercito y de la INTERPOL, se encargaran de que haya orden durante el mes de competicion. Las amenazas terroristas de Al Qaeda y los 50 asesinatos diarios que se cometen seran los principales caballos de batalla.

Redes sociales: Una de las principales novedades con respecto al Mundial de Alemania es la irrupción en internet de las redes sociales, que han revolucionado el mundo de la interacción y de la información, permitiendo el contacto directo entre personas de todos los rincones del mundo y a veces incluso conocer la opinión de los protagonistas de primera mano. Es por ello que en algunas concentraciones se ha prohibido el uso de "Facebook" o "Twitter" lo que no impedirá que el resto del mundo las convierta en poderosas armas de discusión y entretenimiento con el fútbol como leitmotiv.

Otto Renhagel: A sus 71 años el seleccionador griego seraá el mas veterano en entrenar en una Copa del Mundo superando al francés Gaston Barreau, que dirigió a su país en el Mundial del año 1954.

Miroslav Klose:
De repetir las cifras anotadoras de sus dos últimos Mundiales, donde consiguió ver portería en cinco ocasiones, el jugador del Bayern Munich alcanzaría a Ronaldo como máximo anotador de la historia de la competicion superando a futbolistas como Pelé o Fontaine.

Carlos Simón:
Este será el tercer Mundial para el arbitro brasileño, cifra que también alcanzará el guatemalteco Carlos Batres. Sin embargo el carioca tiene más a tiro convertirse en el colegiado con mas partidos arbitrados pues de momento lleva seis y está a sólo dos del francés Joel Quiniou.

Medios de comuniación: Un millón y medio más de televisores se venderán este año todo para presenciar desde casa una cita a la que se desplazarán 18.000 personas de medios de comunicación y que se retransmitirá a 214 países.

jueves, 3 de junio de 2010

Jabulani y sus ancestros

Si hay alguna palabra repetida estos días esa es Jabulani. Jabulani por arriba, Jabulani por abajo, Jabulani en el desayuno, en la comida, en la merienda, en la cena. Hasta el propio Jabulani ha sido el culpable de que se cuestione al mejor portero del mundo.

Nunca un balón dio tanto que hablar. Todo el mundo espera que los jugadores sean los protagonistas de la cita mundialista y sin embargo es Adidas la que esta haciendo su junio gracias a una obra de ingenieria que pone en pie de guerra a los porteros y que ocupa las portadas de todos los diarios del mundo. Este elemento, cuyo nombre es "celebrar" en zulú y que debería pasar desapercibido, no es sino una pelota esférica con 32 paneles y pintada en once colores cargados de gran simbolismo. Sin embargo, según cuentan, vuela como balón Nivea y coge efectos caprichosos que facilitan goles imposibles.

Un servidor no lo ha probado aunque no duda de lo fundado de las quejas a juzgar por como han evolucionado los balones en las últimas tres Copa del Mundo. Entre Francia y Corea se hizo un cambio radical en la forma y la composición, capaz de alterar no sólo los nervios de los guardametas sino los resultados de los partidos.

Pero en la voraz época del marketing el diseño cuenta y es mucho más atractivo vez un zapatazo que se cuela por la escuadra que una buena estirada. En el fútbol del 4-1 y el 5-3 un 0-0 resulta sacrílego.
Sin embargo uno es nostálgico y no puede evitar recordar aquellos balones casi uniformes cuyo diseño apenas variaba cada cuatro años. Hoy os traigo una retrospectiva de los mismos y, ya de paso, os añado las dos aberraciones que aparecieron entre el Mundial 98 y el actual.


TELSTAR (México 70 y Alemania 74): En su día fue revolucionario y el modelo fue tan exitoso que se usó en dos Mundiales. Abreviatura de "Television Star", uno de los primeros satélites de comunicación, se componía de doce pentágonos de color negro y veinte hexágonos de color blanco.


ADIDAS TANGO (Argentina 78): La marca alemana no tuvo mucho trabajo con el nombre pero si con el diseño, que resultó ser pionero y el modelo a seguir durante muchas Copas del Mundo. La unión de sus veinte paneles con motivos en blanco y negro generaban a su vez doce círculos blancos, seña de identidad de la marca en los acontecimientos futuros. Además sus materiales lo hicieron más resistente a los cambios climáticos.


ADIDAS TANGO ESPAÑA (España 82): Adidas decidió no innovar con el nombre y asoció a nuestro país con la seña de identidad de otro, lo cual no deja de ser criticable. Las costuras estaban selladas con materiales sintéticos para evitar los efectos de la lluvia pero resultó ser menos resistente de lo esperado y dio problemas de aguante durante algunos partidos. Fue el último balón de cuero usado en un Mundial.


ADIDAS AZTECA (México 86): Decía el himno de la cita "el mundo unido por un balón". Este era ese esférico, el primero creado con materiales sintéticos. Quizás lo más destacado fuera su aspecto estético, donde los motivos en blanco y negro estaban basados en la arquitectura y los murales de los antiguos aztecas. En cuanto a sus características técnicas, las novedades pasaron por intentar hacerlo más fiable en situacines de altura y humedad.

ADIDAS ETRUSCO (Italia 90): Si en el Azteca eran los murales los que servían de elemento decorativo esta vez eran los leones etruscos los que cumplían esa misión en un guiño a la historia del país transalpino. La evolución de los materiales sintéticos le hicieron más rápido y en su interior poseía una capa negra de espuma de poliuretano.


ADIDAS QUESTRA (EEUU 94): Quizás el que más éxito tuvo de todos en la medida en la que se usó en varias competiciones. Bautizado así por "la búsqueda de las estrellas", poseía una capa de poliuretano que facilitaba su control y aumentaba su velocidad convirtiéndole en el primero que empezó a despertar ligeramente el recelo de los porteros.


ADIDAS TRICOLORE (Francia 98): Si bien conservó la estructura de sus predecesores (siendo el último que lo hizo) sufrió alteraciones que ya vaticinaban lo que vendría después. Estas fueron entre otras la introducción del color y el proceso de fabricación, que se realizó en Marruecos, por primera vez fuera de territorio europeo. Además ya introdujo la espuma sintética y combinada con varias capas a modo de cebolla balompédica.

ADIDAS FEVERNOVA (Corea y Japón 2002): La primera aberración esférica coincidió con el primer Mundial del siglo XXI. Todo se cambió en cuanto al diseño, las formas y los materiales, dando lugar a un engendro de color crema que apenas pesaba y que simbólicamente representaba los avances tecnológicos de ambas naciones, el fuego y la energía; todoc reado en taller pakistaníes. Puro cuento para entrar en el emergente mercado asiático sin intentar ofender con ello a los puritanos.

ADIDAS +TEAMGEIST (Alemania 2006): El símbolo "+" se introdujo por motivos de Copyright debido a que "Teamgeist" (Espíritu de equipo) no podía usarse. El balón contó sólo con 14 paneles (véase la evolución conrespecto a los primeros de 32) y se fabricó en Tailandia con materiales de diversas partes del mundo. Quizás la novedad más curiosa es que, durante el Mundial, todo estuviron personalizados con los contendientes de los dos equipos, el estadio y la fecha. Tampoco se libró de las críticas de los jugadores.

martes, 1 de junio de 2010

¿Qué ha sido de... Eric Wynalda?

Era el día de la final de la Champions League y volvió a aparecerse ante mi. El gran Eric Wynalda. Aquella figura estelar de Estados Unidos en su Mundial. Uno de los primeros futbolistas "metrosexuales" que pisaron un campo de fútbol. Recuerdo sobre todo un gol suyo ante Suiza que pude ver miles de millones de veces en un VHS que me regaló mi abuela y que coge polvo en mi cuarto recordando tiempos mejores en los que el DVD aun no se había adueñado del salón.
Wynalda junto al que fuera seleccionador Bruce Arena comentaba para la cadena FOX el encuentro. Sigue luciendo su sonrisa Profident pero los años pasan para todos y, dieciséis después, las entradas que se apreciaban en su pelo fino y estilizado son cada vez más pronunciadas, en la misma proporción en que su figura ha ido tomando otras formas diferentes a las de antaño.

Pero eso suele pasar con todos los exfutbolistas e incluso con algunos que aún se mantienen en activo. Por suerte para el eterno 11 estadounidense sus actuaciones a nivel internacional con su seleccion fueron lo suficientemente buenas como para no tener que vivir sólo de su imagen.
No puede decir lo mismo sin embargo de su andadura a nivel de clubes, donde se convirtió en una de las víctimas del por aquél entonces embrionario sistema de fútbol norteamericano. Como otros muchos futbolistas el contrato de Wynalda era con la Federación Estadounidense y era esta la que hacía y deshacía.

De esta forma la USSF ligó su futuro con el San Francisco Bay Blackhawks y posteriormente con el fútbol alemán, donde se convirtió en el pionero allanando el camino para otros muchos que con el paso del tiempo han ido aterrizando allí como Casey Keller, Steve Cherundolo, Landon Donovan (único punta capaz de superar su cifra de goles con el combinado nacional) o más recientemente Michael Bradley. En tierras germanas jugo para el Saarbrucken y tras el descenso de este en segunda division para el Bochum.

Allí no tuvo una buena experiencia y con la creación de la MLS regresó a su país como uno de los iconos de la nueva liga, que acabaría llevándole de costa a costa. En el proceso de reparto de los jugadores él fue lcolocado en el San Jose Clash, teniendo el honor de anotar el primer gol en la historia de la competición.

Tras el Mundial del 98 su nombre sonó para el Charlton y de nuevo para la Bundesliga aunque al final acabó cedido en el Club León mexicano. Por aquél entonces ya alcanzaba la treintena por lo que ya había asumido que sus posibilidades de volver a Europa eran remotas. Es por ello que tras esta última experiencia foránea decidió volver a su país y cambiar de costa.

Se marchó del oeste al este para enrolarse en el Miami Fusion y de ahí al noreste para fichar primero por el New England Revolution y posteriormente por el Chicago Fire. De nuevo continuó su tour por el país y se marchó a Los Ángeles Galaxy, con quienes no pasó de la pretemporada al verse tentado por una oferta del fútbol chino que al final no cuajó.

Después de esto rompió su contrato con la MLS y se marchó a la USL con destino al este, concretamente para fichar por el Charleston Battery. Ni siquiera pasó de la pretemporada pues fue durante esta cuando se rompió el cruzado anterior, contratiempo que le hizo dejar el fútbol en activo.

Fue entonces cuando comenzaron a llegarle los reconocimientos por sus años sobre el césped. Wynalda fue considera el mejor pelotero norteamericano de la década de los 90 e ingresó en esos tradicionales "Hall of fame" que tanto gustan por estos lares.

Quizás espoleado por estos halagos volvió a vestirse de corto seis años después de su retirada, con los Backersfield Brigade, cruzando una vez más el país de costa a costa esta vez rumbo a la oeste. En ese proceso de impass ya había comenzado su faceta como comentarista trabajando para la ESPN y para la ABC antesala de su actual trabajo cubriendo la Champions para FOX.

Además probó también como columnista de la revista MLS y en algún momento dio patadas, quizás no sólo al balón conociendo su carácter "difícil", junto a Vinnie Jones, Frank Leboeuf o el actor Anthony La Paglia en el amateur Hollywood United.