miércoles, 26 de enero de 2011

¿Qué ha sido de... Carlos García Cantarero?

Corren tiempos de confusión en el Atlético de Madrid. El club colchonero atraviesa una situación delicada con una imagen muy pobre en muchos partidos que ya ha puesto en la picota a Quique Sánchez Flores, al que ayer mismo han confirmado hasta final de temporada pero al que nadie le garantiza que vaya a ocupar el banquillo en la siguiente.

Y todo a pesar de haber conquistado un título, algo que no se había conseguido en los últimos catorce años. Desde que se consumara el doblete muchos han entrenado en el Calderón con mayor o menor éxito y uno de ellos ha sido Carlos García Cantarero, que se puso al frente en el año 2002 con no mucha suerte.

La oportunidad le llegó aquella campaña tras su buen trabajo con el segundo equipo y precisamente a este volvió tras ser cesado. Sin embargo, como a otros tantos técnicos, una vez pisada la Primera División se le sucedieron las alternativas para demostrar su valía sobre la pizarra.

No en la máxima categoría pero sí en la de plata, Cantarero entrenó primero al Levante y posteriormente al Elche. Dos experiencias en la Comunidad Valenciana a las que siguió una temporada en la que cogió las riendas de la hoy maltrecha Cultural Leonesa. Fue ahí cuando su carrera dio un vuelco radical y cuanto menos exótico.

Demostrando una actitud cuanto menos valiente decidió no sólo probar suerte en el extranjero sino hacerlo en el Chorrilo FC panameño. Un destino peculiar que a la postre le ha servido para encontrar acomodo en una zona, la centroamericana, en la que el fútbol aún está en fase de crecimiento.

Allí parece haberse refugiado cuando no puede entrenar en España. Tras su primer viaje transoceánico, que duró dos años, le reclutó el Torrellano. En su regreso a nuestro país no tuvo suerte y de nuevo hizo las maletas, esta vez rumbo a El Salvador, la patria de Mágico González, para dirigir al Alianza, uno de los punteros del país.

Después de aceptar este reto cogió de nuevo el avión de vuelta atendiendo a la llamada del Antequera. En club andaluz no terminó de encajar y, como es costumbre en él, una vez más viajó a Centroamérica motivado por una nueva propuesta, la del Juventud Realteca guatemalteco. Allí acaba de empezar la temporada liguera sumando una victoria y una derrota.

2 comentarios:

Indie dijo...

Su paso por El Salvador fué fugaz, y los números no dieron el ancho que su currículo presumía, no le extendieron el contrato, prometía mucho su llegada pero por cosas del destino, no pudo forjar su éxito acá.

Saludos !!

Arraigoo dijo...

Curiosa historia la verdad, muchos tienen que buscarse la vida para poder tener éxito, y realmente es muy exótico lo de Cantarero por los destinos qe escogió.

Un saludo
www.tocaladecara.blogspot.com