lunes, 15 de noviembre de 2010

Rojo oscuro casi negro

Como el titular del post de hoy pinta el panorama actual del Liverpool, posicionado en el decimoprimer puesto de la Premier League, a menos puntos del descenso que de Europa y con una situación institucional y deportiva realmente alarmante. Todo en los últimos años ha salido mal y lo preocupante es que, lejos de tener visos de mejorar, podría ir a peor si continúa con esta tendencia.

Las posibles causas de la actual debacle son tantas que resultaría difícil establecer una por encima de las demás por lo que me dispongo a enunciar las que a me juicio considero las diez claves para que el equipo haya llegado a esta situación. No está necesariamente en orden y quizás entre todos podáis sacar alguna más. Hoy, más que nunca, se agradecerán vuestros comentarios y vuestras aportaciones.

1. Convulsa situación en los despachos: La llegada de Gillet y Hicks en el año 2007 es la que muchos sitúan como el inicio de todas las desgracias del Liverpool. Los americanos le compraron el club a David Moores y lejos de mejorar una situación que no era mala (salvo en el plano económico) la empeoraron considerablemente, aumentando la deuda y no llevando un sólo titulo a las vitrinas de Anfield. Además pusieron trabas a la venta del club de la nueva firma propiertaria, New England Sports Ventures. La capacidad de esta para remontar el vuelo, por el poco tiempo que lleva al frente, es de momento un misterio.

2. Tardanza en el cambio de ciclo de la "Era Benítez": Poco se le puede reporchar al técnico español en sus primeros años al frente del Liverpool, donde imprimió un nuevo carácter, españolizó al equipo y se ganó el corazón de la grada. Sin embargo quizás su estancia en el banquillo acabó siendo de una duración excesiva. Los jugadores terminaron cansándose de él, el equipo apenas daba muestras de buen juego sobre el campo y su estrella se fue apagando mientras entraba en declaraciones cruzadas con los dueños del club. El monstruo que el creó y del que se sentía el dueño acabó por devorarle y este año ha sido necesario empezar una nueva etapa necesitada de muchos cambios en poco tiempo.

3. Pérdida de jerarquía en Inglaterra: Considerado uno de los equipos más poderosos del país, las buenas actuaciones a nivel internacional contrastaban con el pésimo nivel en el plano nacional. El Liverpool pasó a convertirse en un club que peleaba por el cuarto puesto y que cada vez tenía más problemas para hacerlo con la aparición del Tottenham o el Manchester City. Tanto ha ido el cántaro a la fuente que al final este año el equipo ha tenido que conformarse con la Europa Liga como mal menor y ha perdido gran parte del respeto que infundía antaño.

4. Disminución de los ingresos: Una de las principales consecuencias de la pérdida de jerarquía ha sido la pérdida de las ganancias económicas derivadas del marketing y los derechos televisivos. Dejar de disputar la Champions League ha supuesto un tremendo agujero en las ya de por sí maltrechas arcas del club, lo que ha llevado a apretarse el cinturón y ha afectado al tema deportivo.

5. Errores en las ventas y en los fichajes: A menor dinero menor capacidad adquisitiva y menos posibilidades de contratar grandes jugadores. La situación del equipo ha hecho que muchos futbolistas hayan preferido otros destinos más apetecibles y el rendimiento de los que han llegado es de momento bastante discreto. Joe Cole apenas se encuentra, Konchesky transmite dudas al igual que Poulsen, Jovanovic está muy por debajo de su rendimiento y sólo Meireles da el do de pecho. Mientras este año, junto a la marcha de Xabi Alonso el pasado, se han ido dos futbolistas que daban estabilidad al equipo: El argentino Mascherano y el israelí Benayoun, uno de los pocos que ponía imaginación en el juego del conjunto.

6. Poco acierto con el trabajo de cantera y con los fichajes de futbolistas jóvenes: Ante la delicada situación en el plano económico desde el Liverpool se intentó seguir un modelo semejante al del Arsenal, apostando por jugadores jóvenes y prometedores que no llegaran por cifras desorbitadas. El acierto ha sido más bien escaso. Futbolistas como El Zhar, Nemeth o Insúa se han marchado cedidos a ligas menores mientras que otros como Plessis, Pacheco y Ngog están demostrando mucho menos de lo que se esperaba de ellos.

7. Escasa capacidad anotadora: Sólo el West Ham, colista, y el Wigan, decimoséptimo, han marcado menos goles que el Liverpool en lo que va de temporada. Trece tantos llevan los Reds, cinco de ellos de un Torres que no rinde a su nivel habitual. Le sigue Gerrard con tres goles en trece partidos y ¡Kyrgiakos! con dos tantos. Uno han marcado Maxi, Kuyt y Ngog. El resto de la plantilla no ha visto puerta.

8. Pésimo rendimiento fuera de casa: El Liverpool sólo ha sido capaz de ganarle a domicilio al Bolton y de sumar dos empates ante el decadente Birmingham y el no menos modesto Wigan. Lo demás derrotas, incluidas las cosechadas contra equipos de la parte alta como los dos de Manchester. El balance goleador, cuatro tantos a favor y once en contra, mismas cifras cosechadas por el colista, el West Ham, y peores que las conseguidas por el Wolverhampton, penúltimo.

9. Falta de motivación de los futbolistas: La imagen del equipo sobre el campo ha dejado mucho que desear en lo que llevamos de temporada. La plantilla parece desmotivada, abúlica, con graves fallos de concentración en todas las líneas. Tres de las cuatro victorias del año llegaron en una buena racha sumada entre la jornada nueve y la once, incluída la del Chelsea, pero el resto del año la mediocridad ha sido la tónica dominante.

10. Rumorología sobre la marcha de las estrellas: Mucho se habló este verano sobre la posible marcha de Gerrard y la futurible de Torres cansados de que el Liverpool les ofrezca pocas garantías de éxito. El último que parece haberse subido al carro ha sido Pepe Reina que, según los tabloides ingleses, podría haber pedido marcharse este mismo invierno. El descontento de los primeros espadas es evidente y la necesidad de dinero no lo es menos. Podrían darse sorpresas en los próximos meses.

4 comentarios:

Futbólogos dijo...

En mi opinión enumeras muchos síntomas de la enfermedad red. Sin embargo yo creo que el problema es estructural...

Eddie dijo...

Muy buenas:

En primer lugar me gustaría felicitarles por su página Web, suelo seguirla gustosamente muy a menudo.
Le escribía sin embargo para comentarles que acabo de inagurar un blog de fútbol ( http://vlhfutbol.blogspot.com/) en
el que escribo artículos, posteo videos etc...La verdad es que le estoy dedicando gran cantidad de horas ahora que no tengo exámenes
( estudio 3º de Economicas bilingue en la Universidad de Navarra) y tengo pensado tener mi propio dominio al margen de blogspot.

A pesar de esto, lo cierto es que es una página joven y que todavía está madurando pero me preguntaba si podrían darme algún consejo acerca de como mejorarla y agradeceria enormemente si pudiesen anunciarla de algún modo en su WEB.

Muchas gracias por adelantado,

un Saludo, Eddie

Machaco dijo...

El Liverpool tiene el problema, el gran problema de que ha cambiado ciclo, y eso cuesta trabajo revertirlo una vez que han tocado fondo.
Problemas estructurales de institución... y de juego.
Hay madera para poder establecerse en posiciones cómodas.
No me cabe duda que saldrá de ésta.
Saludos desde www.bitacorademachaco.blogspot.com

Eddie dijo...

El problema del liverpool es que en vez de fichar 2-3 jugadores buenos de 30-40 millones como Torres etc..
se lleno a fichar a tutiple a jugadores mediocre por 10-20 millones( aquilanni, babel etc...

echad un vistazo a mi web a ver que tal la veis:
vlhfutbol.blogspot.com