miércoles, 17 de noviembre de 2010

¿Qué ha sido de... Robert Jarni?

En una época la del fútbol actual en la que escasean los laterales izquierdos y en la que muchos equipos se las traen tiesas para fichar a uno e incluso se ven obligados a reconvertir a los diestros a esa posición, mucho se echa de menos una figura como la del croata Robert Jarni, un auténtico pulmón que dejó una buena imagen en nuestra liga en aquellos tiempos pretéritos en los que se empezaba a televisar partidos los lunes.

Por aquél entonces el defensa croata despuntaba en el Betis, donde había llegado tras forjarse una interesante carrera en Italia. Antes de llegar al país transalpino, sin embargo, empezó como otros muchos en su tierra natal. Cuando Croacia aún pertenecía a Yugoslavia, selección con la que incluso llegó a jugar, debutó en las filas del Hadjuk Split, donde se lo jugó casi todo en cinco años, dando además muetras de un interesante potencial goleador.

Tras despuntar fichó por el Bari en el año 91 y tras dos temporadas en el sur de Italia dio un salto de calidad hacia el Torino. Sus buenas actuaciones llamaron la atención del primer equipo de la ciudad y Jarni se marchó a la Juventus sólo un año después granjeándose por supuesto el odio del equipo rival. Tras una temporada de jugar poco aceptó la oferta del Betis, donde habría de disputar sus mejores años.

En Sevilla se convirtió en un ídolo y dejó muestras de su pundonor al tiempo que compaginaba su actividad con la de la emergente selección croata cuya gran actuación en el Mundial de Francia le abrió las puertas a nuevas experiencias. En concreto al Real Madrid previa operación cuanto menos discutible a medias con el Coventry. Los ingleses compraron a Jarni por 2,6 millones y ese mismo verano se lo vendieron al club blanco por 3,4 ante la sospecha de que todo se llevó a cabo ante la negativa del Betis de vender al lateral zurdo a uno de sus rivales en España.

En la capital del España acabó jugando a pesar de lo difícil que eso se hacía ante la competencia que ofrecía Roberto Carlos. Sin embargo no logró asentarse y sólo un año después se marchó a Las Palmas, con quien logró un ascenso. En su segundo año apenas jugó y se marchó rumbo al Panathinaikos griego, donde se retiró con sólo 33 años.

Sin mebargo el gusanillo del balón le seguía picando y decidió no dejar de lado el ambiente. Volvió a su país y pasó a formar parte del MNK Split de fútbol sala, con quién jugó seis temporadas en dos etapas diferentes, primero de 2002 a 2007 y luego en 2008, tras ser despedido como entrenador del Hadjuk Split. En el fútbol reducido Jarni demostró maneras e incluso llegó a debutar con el combinado nacional en un par de partidos.

Tras su mala primera experiencia en el banquillo repitió y el resultado fue el mismo, un despido el pasado septiembre cuando sólo llevaba un mes al frente del Istra 1961. Ahora quizás vuelva a la labor de comentarista que ya realizó alguna vez y si no se agarrara económicamente a lo que sacó con su otro gran negocio aparte del deporte rey: Su propia línea de ropa deportiva en colaboración con la marca Astrea.

1 comentario:

Eddie dijo...

jaja Jarni ya ni me acordaba.

Es gracioso recordar viejos nombre como:
Jarni
Finidi
Reiziger
Abelardo
Dely Valdés
Mauro Silva
.....