lunes, 6 de junio de 2011

Repaso del año: Italia

Hace unos meses planteaba en este blog la cuestión de cuál era en importancia la tercera liga de Europa por detrás de la española y la inglesa (tanto monta monta tanto). Al final como defensor de las causas pobres y amante del fútbol ofensivo, me he decantado por la Bundesliga. Por eso en esta serie de posts que he iniciado, hoy hablo de la Serie A.

Acostumbrados como estábamos los últimos años a la dictadura del Inter por mérito propio y dejadez e inoperancia de sus rivales el triunfo del Milán, por diferente, resulta alentador y hasta necesario. En una competición que parecía no querer ganar nadie ha salido victorioso el menos irregular, al que menos factores externos le han afectado.

No obstante hay que darle a los rossoneri un azucarillo por su acierto con los fichajes. Ibrahimovic es, con mucho, el jugador más decisivo del Calcio desde tiempos de Van Basten y la resurrección de Robinho un milagro de la ciencia. En uno de los ataques más democráticos que se recuerdan, ambos al igual que Pato, han transformado catorce goles. En total 42 de los 65 que ha hecho todo el equipo.

A ello hay que añadir un gran potencial defensivo, que posee el doble de mérito si tenemos en cuenta que el que se encuentra bajo palos habitualmente es Abiatti, de infausto recuerdo para los aficionados del Atlético. Eso demuestra que una buena defensa es la base del éxito. Algo que debería aprender el Inter.

Sobre esta línea había basado gran parte de sus éxitos las temporadas anteriores. Sin embargo empezando por Julio César, ha hecho aguas. Como muestra el 2-5 cosechado por el Schalke en el Giuseppe Meazza. Aquel encuentro fue el fiel reflejo de la mala temporada del club. Obligados a ganarlo todo, se confió en Benítez para la tarea. La derrota en la Supercopa de Europa fue el primer presagio de que las cosas no irían bien. El errante caminar liguero acabó con la paciencia de Moratti, que apostó por Leonardo.

Con él los neroazzurri ganaron en consistencia pero terminaron de sellar una muerte más que anunciada. Ni siquiera en los momentos en los que parecían acercarse más al liderato de sus vecinos dieron sensación real de estar en condiciones de pelear por el título. La conquista de la Copa, de la Supercopa y del descafeinado Mundial de Clubes es pues un premio menor que sirve para ocultar un poco el fracaso del que hasta hace un par de semanas era el vigente campeón de Europa.

Y encima deberán dar gracias de que el castigo no haya sido más duro. Con la Roma y la Juventus fuera de juego se han visto beneficiados por el hecho de que su máximo rival por la segunda plaza haya sido el Nápoles, un equipo de tremenda calidad pero al que aún le faltan unos años para madurar.

Solo así se explica que no fueran capaces de aprovechar esos meses en los que Milán e Inter estaban aún inmersos en la Champions y el flojo tramo final, a todas luces insuficiente para poder pelear con los más grandes. Sin embargo a buen seguro este ejercicio le habrá servido al conjunto para aprender y para convertirse en un club comprador y no vendedor, el primer paso que hay que dar en la senda correcta.

El otro equipo que optará el año que viene a la disputa de la Liga de Campeones es el que componen Di Natale, Aléxis Sánchez y los nueve tipos que jugaban a su lado cada fin de semana. Difícil resulta saber cuál de los dos tiene más mérito. El veterano delantero del Udinese lleva echándose a su equipo a la espalda desde tiempos inmemoriales. Los 28 goles de este año le han dado además premio doble, el de ser nombrado Capocanonnieri.

En el caso del chileno firmar 12 goles y 11 asistencias le ha valido para ser reconocido por la "Gazzetta" como el mejor jugador del curso en el país transalpino. Ahora media Europa le quiere, incluido el Barcelona que está muy cerca de hacerse con sus servicios después de ver lo que ha sido capaz de hacer en el año de su explosión.

Las cifras del "Niño maravilla" le han convertido como no puede ser de otra forma en la revelación de la Serie A, un reconocimiento al que por méritos propios también ha optado el brasileño Hernanes. Mucho se venía hablando de él en los últimos años e incluso algunos empezaban ya a impacientarse por su tardío salto a Europa.

Al final el centrocampista que explotó en el Sao Paulo ha hecho bueno el refrán que reza "nunca es tarde si la dicha es buena" y en su primera experiencia fuera de su país ha maravillado a toda Italia firmando una campaña estratosférica en una Lazio que necesitaba de un revulsivo como él toda vez que parecía apagarse la luz de Zárate.

La cuarta posición que firma el club, más que honrosa si tenemos en cuenta que hubo opciones de alcanzar la cuarta hasta la última jornada, otorga además el premio de consolación que supone quedar por delante de la Roma en el particular duelo capitalino. Conviene decir también que no es que los de Totti ofrecieran mucha oposición. Ni Ranieri ni Montella, presumiblemente puesto a dedo por "Il Capitano", han enderezado el rumbo de una plantilla mediocre que se mantiene a la espera de lo que puedan hacer los nuevos inversores italoamericanos este verano.

El puesto en la Europa League salva el honor, algo de lo que parecen haber carecido los integrantes de la actual Juventus. La "Vecchia Signora" termina el año a 24 puntos del campeón, a 5 de Europa y cosechando la friolera de 13 empates, cuatro de ellos en las últimas seis jornadas. Nadie se salva en un "Annus Horribilis" en el que además se ha hecho el ridículo más absoluto en Europa con pleno de empates en una fase de grupos en la que estaban el Manchester City, el Lech Poznan y el Red Bull de Salzsburgo.

Ahora como todos los veranos se habla de cambios y de posibles fichajes de campanillas pero nadie parece plantearse qué gran jugador está dispuesto a formar parte de una plantilla que ni siquiera traspasará sus fronteras el año entrante. Desde que fueran castigados por hacer trampas infames el equipo da más lástima que otra cosa y lo difícil es saber si se ha visto fondo definitivamente (jugando sobre el campo, no en los despachos) o si aún se puede caer más bajo. Le toca a Conte la papeleta de reconducir el proyecto, un hombre de la casa que al menos sabe lo que es vestir esos colores. A priori la decisión es la adecuada.

Otro proyecto que tampoco parece haber cumplido las expectativas es el del Palermo pero quizás porque las suyas siempre han sido muy altas. Está fenomenal que un equipo apueste por jugadores jóvenes y de calidad arriba, que su juego ofensivo sea un deleite para el espectador y un ejemplo para los demás. Pero de poco sirve si por contra tiene a la segunda defensa más goleada del campeonato y es capaz de encajar un 0-7 en casa. Con todo se ha alcanzado la final de Copa aunque parece que no es suficiente para los directivos. Quizás estos deban plantearse equilibrar más las líneas si finalmente traspasan a Pastore.

De lo que viene por detrás de los sicilianos es complicado hablar. Los sentencias, por desgracia, no me corresponde a mi hacerlas sino a unos señores con toga y martillo después de revisar ciertos documentos. A priori descienden a la Serie B el Bari, el Brescia y sorprendentemente la Sampdoria, de cuyo fracaso ya di habida cuenta hace un par de semanas.

Ahora bien esto es a priori porque el Calcio, desgraciadamente, no deja de sorprendernos con actuaciones vergonzosas esta vez derivadas del arreglo de partidos por apuestas. Quedan de momento libres de sospecha el Chievo, el Parma, el Catania, el meritorio Cesena y el Bolonia del incombustible Di Vaio.

Con el futuro de los otros solo se puede de momento especular. Fiorentina, Lecce, Génova y Cagliari, todos ellos unidos a la Roma y al recién ascendido Atalanta, están en la mira de la Fiscalía de Cremona y hasta 30 personas han sido procesadas, entre ellas nombres como Giuseppe Signori o Cristiano Doni. Es el lado oscuro del fútbol que no nos gustaría ver.

2 comentarios:

Xabi dijo...

El Calcio ha dejado mucho que desear este año. Como bien dices, el Scudetto fue para el "menos malo" como ha sido el Milán de Allegri.

Bochornosa campaña de Inter, Roma y Juve, aunque vistas sus plantillas más les vale realizar una macro-renovación si no quieren que suceda lo mismo la temporada que viene.

Un pequeño matiz, no creo que el Udine se haya dejado llevar únicamente por Di Natala y Aléxis Sánchez. Han surgido figuras como Cristian Zapata, Pablo Armero o Mauricio Isla que han contribuido a que los de Guidolin hayan terminado en una posición más que merecida. Será interesante ver a los bianconeri en Liga de Campeones.

¡Me uno a tu lista de seguidores! Si estás interesado en un intercambio de enlaces déjame un comentario por mi blog y estaré encantado.

Un saludo desde http://futblogeador.blogspot.com/

Ángel Ruiz dijo...

Buen repaso que me sirve para enterarme muy bien de lo que ha sido el año italiano en cuanto a fútbol. Enhorabuena por tus resúmenes ligueros