lunes, 26 de octubre de 2009

Gallina vieja hace buen caldo

La liga argentina vivió ayer su gran clásico, el que de forma cíclica y para delirio de los habitantes del país enfrenta a River Plate y a Boca. El duelo despierta expectación en cualquier parte del mundo por su intensidad, la entrega de los jugadores y de las aficiones y porque generalmente suele ser un escaparate estupendo para que alguna joven promesa de los dos equipos de el salto a Europa. Un buen derbi transforma de golpe al imberbe en adulto y le doctora para jugar en una gran competición doméstica del Viejo Continente.

A pesar de que ambos equipos llegaban en horas bajas ese aspecto siempre está presente y ayer pugnaban por convertirse en el objeto de deseo de los ojeadores futbolistas como Medel y Gaitán en Boca o Buonanotte, Coronel y Abelairas en River. Sin embargo los pronósticos no siempre están para ser cumplidos y los protagonistas inesperados fueron los viejos rockeros, esos tipos a los que siempre se da por jubilados pero que con su experiencia pueden convertir un espectáculo en algo que va más allá.

Todos ellos parecieron jóvenes de 20 años moviéndose con vitalidad por el césped y ante todo con mucha inteligencia, la que da el haber jugado al fútbol durante más de media vida. Quizás su físico no sea envidiable pero sabían dónde estar y qué hacer en cada momento, transformando el encuentro en una partida de ajedrez que terminó en tablas.

A sus 35 primaveras Matías "El pelado" Almeyda comandó con pulso firme a la zaga millonaria, tirando de galones y adelantándose a todos los balones que circundaban su zona. El 25 de River demostró que el que tuvo retuvo y no perdió la compostura en ningún momento.

Ayer también quedó demostrado que la longevidad no afecta al golpeo de balón. El que tiene un guante lo conserva por siempre. Y si no que se lo digan a Gallardo. El 19 de abril de este mismo año, aunque desde una posición un poco más centrada, le marcaba un golazo de falta a Abbondanzieri. Menos de un año después repitió su tanto lanzando el libre directo por el mismo sitio y con la misma precisión.

Con menos limpieza pero con la misma efectividad actuó Ariel Ortega. El "Burrito" falló el penalti que podría haber supuesto el 1-0 pero solucionó su error con una exquisita representación teatral que acabó con Cáceres en la caseta nivelando el duelo a diez jugadores. En una jugada en banda sin aparente peligro Ortega primero pegó y luego se hizo el muerto ante la reacción del paraguayo. Todo con la complicidad del masajista. Fútbol sucio sí, pero fútbol de "perro viejo" a fin de cuentas.

Sin embargo no sólo en River brillaron las "viejas glorias". En Boca además de la mencionada hazaña de Abbondanzieri, que últimamente realiza excelentes partidos acallando las críticas que con razón se habían vertido sobre él, abrieron además el frasco de las esencias Juan Román Riquelme y Martín Palermo.

El primero puso la clase y la elegancia, su magnífico desplazamiento de balón y la habilidad para buscar huecos donde nadie los ve. Liberado de la presión que da el ir con Argentina se le ve mucho más suelto y relajado y eso se refleja en su juego, más que suficiente para sustentar a su equipo con la ayuda de Battaglia.

El segundo conserva el olfato de gol y la capacidad para crecerse en los partidos importantes. En Buenos Aires, su casa, ha vuelto a sentirse útil y ha demostrado que el gol no entiende de años como en el caso de otros muchos delanteros. De la perfecta asociación entre ambos nació el tanto del empate.

Valentino Rossi hombre inteligente y previsor, quizás ya sabía cuando se puso la camiseta con el lema que hoy titula el post, los derroteros que iba a tomar el derbi bonaerense. Personalmente no creo en sus dotes de adivino pero sí que alabo su actuación. Él ha conseguido dar una lección a aquellos que piensan que cuando un deportista pasa de la treintena está echado a perder. La misma lección que seis futbolistas dieron sobre el Monumental de River.

Dejo para el mércoles el repaso a los mejores tantos de la jornada

3 comentarios:

José sellés dijo...

Hola, la verdad es que este derby aunque un equipo esté mucho mejor que otro siempre es especial.
Saludos desde
futbol-chicks.blogspot.com

Pedro Cenamor dijo...

Uno de los derbis más míticos de la historia. Me encantan estas batallas entre viejos expertos. Todos los que has mencionado han sido grandísimos futbolistas y obviamente aún saben jugar al fútbol, mejor dicho, son los que más saben. Pero yo creo que no son los jugadores apropiados para la selección.

Desde mi punto de vista, en las selecciones hay que saber combinar juventud y veteranía a partes iguales, buscando la ambición de los jóvenes y la experiencia y cabeza fría de los mayores. En la selección de Maradona quizá haya demasiados veteranos.

Un saludo desde momentosdefutbol.blogspot.com

areadegol dijo...

River tiene "orgullo" gracias a Ortega, Almeyda y Gallardo que son los que más se esfuerzan, cuando no estaban el equipo era una caricatura, aunque ahora sigan sin estar muy bien.

Saludos!