martes, 30 de abril de 2013

Reescribir la leyenda


Cuenta una leyenda de la mitología griega que Aquiles, conocido como "el de los pies ligeros", fue sumergido en la laguna Estigia para que alcanzara la inmortalidad. Sin embargo para llevar a cabo el proceso hubo que sujetarle del talón. Años más tarde, en batalla, una flecha tocaría su único punto débil acabando con el que parecía indestructible.

El destino a veces quiere ser caprichoso y en apenas un par de semanas le ha infringido a dos estrellas mundiales, cada una en su disciplina, una "muerte" deportiva apoyada en el único punto anatómico que lleva el nombre del malogrado héroe heleno. Primero el jugador de Los Ángeles Lakers Kobe Bryant y ahora el argentino del Inter Javier Zanetti han visto como los tendones de Aquiles decían basta cuando sus carreras apuntaban a un ocaso tranquilo.

Son situaciones excepcionales donde las cicatrices físicas duelen menos que las anímicas. Para quien lo ha sido todo y ha ganado innumerables batallas la retirada por una inoportuna lesión, el saber que su propio cuerpo ha conseguido infligir una derrota que los rivales solo soñaron, es demasiado duro. Quizás por ello desde el primer instante ambos se han puesto a trabajar para limpiar su imagen. Si la caída ha de llegar, que sea después de luchar y con las botas puestas.

Es probable que su esfuerzo sea en balde. La edad pesa y también unos consejos médicos conservadores que siempre invitan a pensar en el futuro. Si lo consiguen, no es de extrañar que el bajón en su rendimiento despierte las críticas atroces de los aficionados, que quieren títulos y los quieren ya. En ese caso sus nombres perderán ese halo que siempre les ha acompañado. Toda una vida tirada por un año de demostrarse a uno mismo que se puede sortear la adversidad.

Si desafiando a todo pronóstico vuelven y consiguen seguir como si nada hubiera pasado, entonces sí agrandarán una leyenda que ya está escrita con letras de oro. La leyenda de esos hombres invencibles que se dejaron la piel por unos colores y un ideal, el de triunfar y ser recordados por las generaciones futuras como aquellos que se mantuvieron en pie donde otros dijeron basta.

El infortunio, desde luego, ha escogido a dos malos enemigos. Si por algo se han caracterizado Zanetti y Bryant ha sido por su competitividad desmedida, por sus ganas de dejarse el aliento en cada balón, en cada jugada, hasta el último instante y más allá. Ojalá su esfuerzo tenga recompensa. La vida es de los que arriesgan.

Debido al puente de mayo en la Comunidad de Madrid, este blog permanecerá inactivo hasta el próximo lunes. Disculpad las molestias.

1 comentario:

nicolas161 dijo...

Hola, soy el webmaster de un blog deportivo llamado Mundo fútbol y quería saber si podría intercambiar enlaces contigo para posicionarnos mejor en los buscadores. Tengo un pagerank de 4, y de momento ya te he añadido a mi lista de blogs.

Espero tu respuesta. Saludos.

http://mundo-futbol.blogspot.com.es/