viernes, 19 de octubre de 2012

¿Qué ha sido de... la selección nigeriana campeona del Mundial Sub-17 de 2007?

Por cuestiones laborales el pasado miércoles me fue imposible escribir el post que habitualmente dedico a esos jugadores a los que se les ha perdido la pista. Sin embargo tenía pendiente hablaros sobre la historia de toda una selección campeona del mundo y eso es lo que haré hoy. El motivo es que antes, el lunes, y también por trabajo, asistí al Castilla-Las Palmas y descubrí para mi sorpresa en el equipo canario al nigeriano Macauley Chrisantus.

Puede que a muchos no os suene su nombre y que solo unos pocos hayáis oído hablar de Kabiru Akinsola, ese futbolista que fichó el Salamanca y que posteriormente ha pasado por el Cádiz antes de militar en la actualidad, y desde hace poco tiempo, en el Cartagena. Ambos era dos de las estrellas de aquella selección sub-17 que se proclamó campeona en el Mundial de Corea de 2007 venciendo en la final a España en los penaltis. En el caso de Chrisantus, además, se coronó como máximo goleador de una competición en la que estaban nombres como Bojan o Eden Hazard. Esta es la historia de los que fueron sus compañeros.

Oladele Ajiboye: Puede que algún lector recuerde al guardameta de la final por su infructuoso paso por el Pontevedra entre 2009 y 2011, con el equipo ya en Segunda B. Llegó procedente del Wikki Tourists de su país y a casa volvió tras salir de Galicia para fichar por el Shooting Stars, donde milita en la actualidad.

Ganiyu Oseni: Formado en la cantera del Prime FC pasó primero por el Esperánce de Tunis y posteriormente por las inferiores del CSKA de Moscú. Después de aquello regresó al conjunto norteafricano y la realidad es que a día de hoy no se sabe mucho de él. Algunos aseguran que anda jugando en Vietnam. Sin embargo el equipo en el que le sitúan no da datos suficientes como para confirmarlo.

Kingsley Udoh: El central, que hacía las veces de capitán, quiso aprovechar el escaparate para intentar dar el salto a Europa. Lamentablemente no lo consiguió. Se le dio por fichado en el Atlético pero aquello fue un mero espejismo. También se habló del interés de clubes como el Olympique de Lyon, aunque todo quedó en nada. Incluso probó suerte con el Hansa Rostock sin éxito. Hoy juega en el Heartland de su país.

Daniel Joshua: La suya es una historia triste. Poco después de alzarse con el trofeo sufrió un accidente de tráfico que apunto estuvo de sentarle para siempre en una silla de ruedas. Desde entonces lleva pidiendo ayuda para que alguien pueda financiarle un tratamiento en la India que le permita volver a la práctica del fútbol.

King Osanga: Esta campaña ha dado por fin el salto a Europa. Lo ha hecho en las filas del Sochaux, donde ha llegado procedente del Etoile du Sahel, que con anterioridad le había cedido primero a Libia -de donde tuvo que salir por la guerra civil- y posteriormente al Kaduna United nigeriano. En su país natal vistió además las camisetas del Heartland y del Akwa United.

Rabiu Ibrahim: Quizás sea uno de los que más lejos ha llegado, si bien es cierto que su papel ha sido residual primero en el Sporting de Portugal, luego en el PSV y ahora en el Celtic de Glasgow. A finales de 2007 estaba considerado por muchas publicaciones especializadas como uno de los jugadores con más futuro del mundo pero de eso apenas queda nada.

Matthew Edile: Llegó al Salamanca junto a Akinsola como otro prometedor refuerzo para un conjunto charro que se frotaba las manos. Si el delantero ha acabado en Segunda B, peor le ha ido a Edile que juega en el Olot de Tercera. Eso sí, es titular indiscutible y el equipo marcha segundo en su carrera por el ascenso a la división de bronce.

Yakubu Alfa: Este delantero se encuentra actualmente sin equipo tras pasar por algunas ligas europeas de segundo nivel. Primero fue el Helsingborgs el que le fichó procedente del Niger Tornadoes y posteriormente vistió la elástica del Skoda Xhanti y la del AEK Larnaca chipriota, su último club.

Mustapha Ibrahim: Poco o nada se conoce de aquél jugador que tuvo minutos en todos los partidos del torneo. Lo único que se puede encontrar de él como futbolista en la red es que en algún momento de su carrera ha pasado por el Wikki Tourists si bien, que se sepa, ya no sigue allí.

Rafeal Ademola: Una crónica de Primera Regional Preferente balear le sitúa en el Atlético Rafal. Otros documentos en internet aseguran que pasó antes por el Atlético Baleares y por el Constancia de Inca. Como llegó hasta estos clubes y qué hizo antes... una incógnita.

Laide Okanlawon: Como sucediera en aquella selección nigeriana, el portero sigue siendo el reserva de Ajiboye, esta vez en el Shooting Stars. Llegó a estar a prueba con un club de primera turca pero las lesiones acabaron relegándole al segundo plano que ocupa ahora.

Uche Okafor: Era otro de los porteros suplentes de las Águilas Verdes en aquél Mundial. Pasó por el Kaduna United y actualmente se desenvuelve bajo los palos en las filas del Enugu Rangers, uno de los clubes más populares del país.

Usman Amodu: La suya ha sido una semana redonda. El sábado pasado se casaba y justo ayer firmaba un nuevo contrato con el campeón de la liga nigeriana, el Kano Pillars, dando un salto de calidad procedente del Kwara. También pasó por el Al Hilal sudanés y llegó a jugar en el viejo continente, concretamente en tierras rumanas, para el Universidad de Cluj.

Azeez Balogun: Tras pasar por las categorías inferiores de un club que antaño tenía caché como Os Belenenses, subió al primer equipo. En julio de 2011 rescindió su contrato y desde entonces apenas hay noticias suyas.

Lukman Haruna: Es el único que actualmente se encuentra disputando competiciones europeas lo que probablemente le convierta en el que más lejos ha llegado de esta generación perdida. Tras firmarse en la Global Crystal Academy y debutar posteriormente con el Mónaco dando el salto desde las inferiores, fichó por el Dynamo de Kiev, club al que representa en la actualidad.

Sheriff Isa: El mediocentro, reserva en la final contra España, es otro futbolista que juega en Ucrania, en este caso en el Olympik Donetsk. Allí ha llegado el pasado verano procedente del Kano Pillars, vigente campeón de la liga nigeriana.

Uremu Egbeta: No se sabe demasiado de él, solo que en un momento de su carrera pasó como tantos otros por Europa del Este, en concreto por el Pyunik Yerevan armenio. Lamentablemente por falta de datos no puedo precisaros si desde allí directamente se marchó a su actual destino, el Warri Wolves nigeriano.  

Saheed Fabiyi: Según parece nunca salió de su país a jugar fuera pese a su logro. El Sumal, el Akwa y finalmente el Enyimba International, donde se encuentra ahora, han sido los tres únicos conjuntos a los que ha guardado lealtad.

Lukman Abdulkarim: Con aquél Mundial no se apagó su estrella a nivel nacional. Al igual que algunos de sus compañeros disputó también la Copa África juvenil en 2009. Por entonces servía a los intereses del Hakoah Amidar Ramat Gan israelí. Abandonó el club en julio de 2009 y desde entonces su pista se ha evaporado. 

1 comentario:

Tomàs Martínez dijo...

Curioso ver cómo han acabado los jugadores de esta generación nigeriana. Sólo Haruna ha tenido una progresión más a menos "previsible" para un jugador campeón del mundo en dicha categoría.

Además, resulta más interesante si vemos qué ha sido de esa generación española que perdió la final ante los nigerianos. Una de las mejores generaciones U17 en muchos años ha quedado en menos de lo esperado. Y eso lo vemos cuando la actual selección U21, de la generación del 90 en adelante, sólo conserva a De Gea e Illarramendi (y últimamente está entrando Camacho, que parece haber despertado un poco).

Bojan, Iago Falqué, Fran Mérida, Rochela, Lucas Porcar, Aquino, Tejera... se han quedado la mayoría por el camino o, al menos, en mucho menos de lo esperado. Incluido Bojan, cuya involución es preocupante a pesar de estar jugando en el Milan.

¡Un saludo!