miércoles, 4 de enero de 2012

¿Qué ha sido de...Jamelli?



Marcílio Dias era un navegante de la Armada Imperial Brasileña que se convirtió en héroe en la Batalla Naval del Riachuelo en la Guerra de Paraguay. Su figura, al parecer, era muy admirada por un hombre llamado Ignacio Mascarenhas por lo que este decidió llamar así al club que iba a fundar, sito en la ciudad de Itajaí.

Actualmente esta modesta entidad circula por el campeonato catarinense, cuya edición de 2012 está cerca de arrancar. Las expectativas son buenas teniendo en cuenta que en el año anterior finalizaron quintos empatados a puntos con el cuarto, último puesto que daba acceso a la fase final. Por ello siguen confiando en su entrenador, a la sazón nuestro protagonista de hoy.

En su primera experiencia sentado en el banquillo, Jamelli me vino el otro día a la cabeza cuando hablaron del Zaragoza. El jugó allí en otros tiempos, cuando aún había bonanza. De hecho levantó la Copa del año 2001 en la que se venció en la final al Celta de Vigo con una diana suya. También, dicho sea de paso, experimentó un descenso e incluso aguantó un año en segunda con los aragoneses.

En total disputó más de cien partidos en cuatro años siendo principalmente usado como revulsivo para cambiar el ritmo de los choques. Mucho más de lo que se podía esperar teniendo en cuenta que llegaba como un completo desconocido desde la liga japonesa, donde le avalaban sus cifras goleadoras en el Kashiwa Reysol, equipo que disputó el último Mundialito.
Aquella había sido su primera experiencia en el extranjero tras haber jugado en dos punteros de su país como eran el Sao Paulo y el Santos. Con los primeros, los de su ciudad natal, apenas tuvo protagonismo. En el caso de los segundos el cantar fue otro y sí dejó alguna que otra actuación interesante que le dieron crédito en el Brasileirao.

Hasta el punto que, al dejar la entidad maña, se ganó un buen contrato por el Corinthians con una oferta irrechazable que le permitía volver a su raíces pero que deportivamente no cuajó tanto como le hubiera gustado. Por ello tuvo que verse envuelto de nuevo en una segunda etapa calcada a la primera, con paradas en Japón(Shimizu S-Pulse) y España (Almería).

Tras pasar por los andaluces el Corinthians le dio una nueva oportunidad, pero ya se vislumbraba el fin de su carrera. Un fin que acontecería dos campañas después en el Gremio Prudente previo paso por el Atlético Mineiro. Con los hábitos balompédicos colgados probó suerte como director deportivo en el Coritiba pero su personalidad chocó con la del entrenador Ivo Wortmann y acabó abandonando. Ahora ha decidido ser el que manda y quizás un día convertirse en héroe. Igual que hizo Marcílio Dias.

Por la festividad de Reyes el blog permanecerá inactivo el próximo viernes.

2 comentarios:

Ramontxu Pérez dijo...

El pasado 25 de diciembre homenajeé al bueno de Jamelli en mi blog. http://crisoldefutbolistas.blogspot.com/search/label/Jamelli

Un saludo.

Igor dijo...

Buen blog , me hice seguidor de tu blog , si quieres hazte seguidor del mio y nos seguimos , Un saludo.