miércoles, 22 de agosto de 2012

Renacimiento en Murska Sobota


Murska Sobota es una pequeña ciudad que hasta hace no mucho se encontraba en medio de la nada. Pertenecía a Yugoslavia, donde era la ciudad más al norte del país; pero también los húngaros y los nazis la tuvieron en sus manos, estos antes de que fuera liberada por los soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial.

Al final fueron los eslovenos los que se quedaron con ella y ahí está, en la zona oriental, este pequeño núcleo urbano que no llega a los 12.000 habitantes y vive del turismo y la industria ligera. Aunque alejada ya de las luchas fronterizas, no renuncia a sus raíces y está hermanada con la localidad alemana de Ingoldstat, la serbia de Paracín y la húngara de Kórmend como dando a entender que aún le queda un cachito de cada pueblo ocupante.

Esta mezcla probablemente se note también en su evolución futbolística. Si bien es cierto que el deporte es ya un fenómeno globalizado; la época de mayor esplendor del Mura, el club de la zona, llegó a comienzos de los noventa. Por entonces Eslovenia acababa de conseguir la independencia y los hijos, muchos serbios, de aquellos que crecieron entre la "Mannschaft" y los 'Mágicos magiares", bebían de muchas fuentes.

La entidad fue segunda en dos campeonatos de Liga y llegó incluso a ganar una Copa, la del año 1995. Motivados por estos éxitos, se lanzaron a un ambicioso proyecto con;jugadores importantes del país y entrenadores como el croata Miroslav Blazevic al mando. Como sucede con muchos que intentan alcanzar el sol sin pasar antes por el cielo, fracasaron.

En 2004 el club desaparecía por sus problemas económicos y en Murska Sobota se quedaba huérfanos de balompié. Debió ser entonces cuando recurrieron de nuevo a sus orígenes y, tras unir la austeridad y el orden de los germanos con la capacidad de trabajo de los húngaros, levantaron un nuevo equipo al que llamaron simplemente ND Mura 05. No cambiaba nada y cambiaba todo. Permanecían los colores, el escudo (al que solo se le han añadido dos cifras) y la impronta de su antecesor, pero tocaba remar de nuevo. Incluso y, a pesar de todo, nunca ha sido reconocido como el heredero por la Federación sino como una entidad nueva.

Tras seis años de peregrinaje por las catacumbas del modesto fútbol nacional, al ND Mura 05 por fin le sonrió la suerte con una carambola inesperada. Situado cuarto al finalizar la temporada en la categoría de plata, la renuncia al ascenso por problemas económicos del Aluminij, el Interblock y el Dravinja; le permitieron ganarse en los despachos lo que no había logrado sobre el campo.

Como si nada hubiera sucedido, cuan ave fénix ha resurgido de sus cenizas de manera increíble. En su "debut" en la 1. SNL la pasada campaña terminó tercero, solo por detrás del Maribor y el Olimpija de Ljubiana. Un logro que les sirvió para disputar la previa de la Liga Europa junto a los segundos y el Celje, campeón de Copa.

Eliminado este último en la primera ronda ante el Dacia Chisinau y los capitalinos en la segunda ante el Tromso; el ND Mura 05 es a día de hoy, junto al poderoso Maribor (juega hoy en Champions ante el Dinamo de Zagreb), el único superviviente a nivel continental. En las dos primeras rondas eliminaron al Baki FK azerí y al CSKA de Sofía búlgaro dos clubes a priori superiores.

En la tercera se les apareció de nuevo la virgen cuando el Arsenal de Kiev, que había vencido por 3-0 en la ida, fue sancionado por la alineación indebida del camerunés Eric Matoukou. Este arrastraba una sanción en Liga Europa al ser expulsado contra el Oporto cuando militaba en el Genk y no había cumplido los dos partidos impuestos. Así pues el 3-0 tornó en 0-3 y aunque el Mura acabó pidiendo la hora en la vuelta, el 0-2 no fue suficiente para los de Europa del Este.

Su último escollo antes de entrar en la fase de grupos será otro cantar. A pesar de que no se ha reforzado excesivamente, el Lazio italiano parece un rival inalcanzable a día hoy y el destinado a despertarles del sueño. En cualquier caso, y suceda lo que suceda, habrá una buena noticia: Con un par de números como si fuera un peaje carcelario por sus pecados y mucha suerte, el Mura ha vuelto.

3 comentarios:

Ismael dijo...

Lo he visto jugar varios partidos en la Europa League, le ha tocado jugar contra la Lazio, eliminatoria muy difícil, pero en el fútbol todo es posible.
Un saludo.

Tomàs Martínez dijo...

A todo lo que cuentas hay que añadir los problemas institucionales que ha sufrido el club este verano. Pese a quedar cuartos, vendieron a su mejor jugador (Mitja Lotric) al Koper y un par de los más destacados volvieron a Maribor tras la cesión de la temporada anterior (Dodlek y Rep, si no recuerdo mal, siendo especialmente importante el segundo en el Mura). Además, se marchó el entrenador y el club estuvo durante unos días cerca de desaparecer por segunda vez por sus problemas económicos.

De hecho, como se cuenta en este post en inglés hecho por un esloveno (http://sloveniafootball.blogspot.com.es/2012/07/muras-european-fairytale.html)la eliminatoria ante el Bakú fue una odisea: se equivocaron de aeropuerto y jugaron la ida con una equipación que no era la suya... ¡Realmente es un milagro que hayan llegado tan lejos en la Europa League!

Tomàs Martínez dijo...

Perdón, corrijo, que fueron terceros en liga. Su plantilla es cortísima y, no obstante, han llegado lejísimos.