viernes, 11 de noviembre de 2011

Once onces para la historia

No cabe duda que el día de hoy es netamente futbolístico. Y no lo digo por la ida de los playoffs de clasificación para la Eurocopa, que también. Me refiero a la importancia que cobra el guarismo balompédico por antonomasia. El 11/11/11, una combinación que sucede cada cien años, gente como yo lo asociamos al deporte rey.



A lo largo del día he leído artículos sobre un posible once compuesto por los mejores jugadores de la historia y sobre los mejores jugadores que han vestido jamás tan ilustre número en su camiseta. Yo me he decidido a dar una vuelta de tuerca más. Con el fin de aunar pasado y presente y de rendirle homenaje a una cifra tan ilustre, os traigo los que considero los once mejores onces de la historia. Cito a los titulares de una fecha concreta aunque en ocasiones el objeto de estudio sea algo más amplio como podréis comprobar. El orden elegido es exclusivamente cronológico, sin que me atreva a colocar alguno por encima de los demás. Todos tienen algo que les ha hecho especial.


Selección uruguaya (16/06/1950)





Roque Máspoli, Matías González, Eusebio Tejera, Schubert Gambetta, Obdulio Varela, Víctor Andrade, Alcides Gigghia, Julio Pérez, Óscar Míguez, J.A Schiaffino y Rubén Morán.

La hazaña de este equipo, bautizada como "Maracanazo", aún se recuerda a día de hoy. Se disputaba el Mundial de Brasil 1950 y los celestes llegaban a la final contra los anfitriones en un estadio lleno de aficionados que querían ver a su selección levantando la copa del mundo. El sueño se convirtió en pesadilla merced a estos intrépidos jugadores.

Schiaffino y Gigghia remontaban el tanto inicial de Friaça ocasionando una de las sorpresas más grandes de la historia del fútbol. En unos tiempos en los que el profesionalismo no se asemejaba ni lo mas mínimo a lo que es hoy, aquellos once uruguayos fueron cayendo en el olvido o dedicándose a otros menesteres. La historia, sin embargo, se encarga de vez en cuando de recordar su leyenda muy a pesar del meta brasileño Moacyr Barbosa, despreciado desde entonces por sus compatriotas.

Selección húngara (04/07/1954)



Gyula Grosics, Jozsef Bozsik, Mihaly Lantos, Jeno Buzansky, Jozsef Zacarias, Gyula Lorant, Mihaly Toth, Ferenc Puskas, Nandor Hidegkuti, Sandor Kocsis y Zoltan Czibor.

Conocidos como "Los mágicos magiares" o "El equipo de oro", resulta casi imposible no sentir cierta simpatía por ellos. Primero, porque pese a ser uno de los mejores equipos de la historia solo pudieron ganar unos Juegos Olímpicos. Segundo, porque son la única generación virtuosa que salió de un país que desde entonces no ha vuelto a dar una sola alegría. Y tercero, por la insolencia ofensiva que les llevaba a ganar partidos casi sin despeinarse.

Hasta 32 partidos lograron mantenerse invictos, con victorias como el famoso 7-1 ante Inglaterra. La racha terminó como más podía doler, con el conocido como "Milagro de Berna", partido al que pertenece esta alineación. Hungría llegaba como favorita indiscutible a la final del Mundial del 54. Sin embargo, contra todo pronóstico, Alemania les alejó de la gloria. Posteriormente se mantendrían invictos otros 18 encuentros, consiguiendo incluso ser la primera escuadra capaz de derrotar a la Unión Soviética como visitantes. Pero nada volvería a ser lo mismo. La revolución húngara del 56 acabaría desarmando la estructura.

Real Madrid (18/05/1960)




Domínguez, Pachín, Marquitos, Santamaría, Zárraga, Vidal, Canario, Del Sol, Di Stéfano, Puskas y Gento

Es muy complicado que alguna entidad sea capaz en el futuro de igualar la gesta del conjunto blanco. Ganar cinco Copas de Europa de forma consecutivas resulta a día de hoy inimaginable. Con el referente de Alfredo Di Stéfano y la magia en el banquillo de Miguel Muñoz, aquella plantilla resultaba prácticamente invencible.

Los nombres que aquí aparecen formaron de inicio en el último de los títulos, el conseguido tras vencer al Eintracht de Frankfurt por 7-3. Otros como Alonso, Rial o Kopa también participaron de esta hazaña, aunque no llegaron a concluirla y se marcharon durante el camino. Aquella impresionante racha ayudó a que el Real Madrid fuera considerado el mejor club del siglo XX.

Selección brasileña (21/06/1970)



Félix, Carlos Alberto, Everaldo, Clodoaldo, Brito, Piazza, Jairzinho, Gerson, Tostao, Pelé y Rivelino.

Es el paradigma del buen fútbol, el modelo a seguir. El espejo en el que todos se han mirado durante años, el conjunto al que todos quieren parecerse. Los que tuvieron la fortuna de verles decían que era un deleite para los ojos. Y encima tenían a Pelé.

Tras varias probaturas y de la mano de Mario Lobo Zagallo, aquella generación tuvo que afrontar su prueba de fuego en México 70. Y lejos de sentir presión, se pasearon por el Mundial ganando todos los partidos, incluida la final contra Italia por 4-1 con el cuchillo entre los dientes y haciendo caso a esa frase tan escuchada de que la mejor defensa es un buen ataque. Cuando triunfaron yo no había nacido. Por suerte puedo ver los vídeos de vez en cuando.

Ajax (30/05/1973)



Stuy, Suurbier, Hulshoff, Blankenburg, Krol, Neeskens, Muhren, Haan, Rep, Cruyff y Keizer

Si la selección brasileña inauguró brillantemente la década de los 70, otros equipos se encargaron de convertirla en la más provechosa de la historia del fútbol. Uno de ellos fue, por supuesto, el Ajax que conquistó tres Copas de Europa entre el 71 y el 73 (aquí la alineación de esta última). Lo importante de aquel elenco no era solo lo que consiguieron como club sino que además eran la base de la brillante selección holandesa que disputó dos finales de Mundial consecutivas.

Krol, Haan, Neeskens y Rep estuvieron en ambas; Cruyff y Suurbier solo en la primera. Juntos eran los gajos de la "naranja mecánica", uno de esos combinados que se encuentran entre los grandes "castigados" del fútbol. Jugaban de memoria y lo hacían bien, el sueño de cualquier entrenador.

Bayern Munich (15/05/1974)



Maier, Hansen, Breitner, Schwarzenbeck, Beckenbauer, Roth, Zobel, Hoeness, Kapellmann, Torstensson y Muller.

La fecha que aquí sale reflejada es de infausto recuerdo para la afición española, en concreto para la del Atlético de Madrid. Los colchoneros acariciaron la orejona pero se les escapó cuando Schwarzenbeck anotó el gol de su vida. Fue el primer triunfo de una gran generación que supuso la réplica al todopoderoso Ajax.

Los bávaros igualaron la gesta de los holandeses con un equipo bien construido desde la portería hasta el ataque. Meier, Beckenbauer y Gerd Muller formaban la columna vetebral de aquél once que también ayudó al progreso de la selección alemana. Sin duda los principales protagonistas de la mejor conjunción de estrellas que nunca se haya visto en el país.

Liverpool (10/05/78)



Clemence, Neal, Thompson, Hansen, Kennedy, Hughes, Case, McDermott, Souness, Dalglish, Fairclough

¿Se habían acabado los 70 con el Bayern Munich?. No. En Europa ya habían tenido presencia los españoles, los portugueses, los italianos, los holandeses y los alemanes. Estaba claro que en algún momento tendrían que salir a escena los ingleses, que para eso habían inventado el fútbol. Y esto sucedió a finales de los 70 y principios de los 80. Entre el Liverpool y el Nottingham sumaron cinco entorchados uno tras otro, tres de ellos los Reds.

Reconozco que este ha sido el último equipo en entrar en esta particular lista que he elaborado, imponiéndose a otros como el Ajax de Van Gaal, el Benfica de Eusebio o la Juventus de mediados de los noventa. Pero era de justicia meter a un equipo de las Islas. Por cierto, este once es el de la segunda de las tres Copas de Europa. Lo he elegido porque supone una transición entre las otras dos en la medida en que fue esta edición en la que se incorporaron dos hombres que han sido historia de la entidad: Graeme Souness y Kenny Dalglish.

Milán (19/04/89)


Galli, Tasotti, Maldini, Costacurta, Baresi, Colombo, Donadoni, Ancellotti, Rijkaard, Gullit y Van Basten.

El empate a uno en el Bernabéu era un buen resultado para la vuelta de semifinales, pero claramente insuficiente. El equipo italiano no podía conceder goles y debía intentar hacer alguno para encarrilar la eliminatoria. Acabo haciendo cinco y maravillando al mundo en una de esas noches europeas que serán recordadas durante décadas.


Posteriormente acabarían ganando al Steaua en la final y la edición del año siguiente frente al Benfica. Los holandeses se convertirían en un icono, Berlusconi saltaría a la palestra y Sacchi sería reconocido como uno de los grandes estrategas jamás vistos revolucionando el deporte con sus planteamientos tácticos.

Selección francesa (12/07/98)


Barthez, Lizarazu, Djorkaeff, Deschamps, Desailly, Guivarch, Zidane, Thuram, Petit, Leboeuf, Karembeu.

Nadie en Francia podrá olvidar aquella gran noche en Saint-Denis. El día en que Zidane se hizo grande, en el que Francia conquistaba su primer Mundial tras varios intentos, en el que se veían los primeros bosquejos de la que estaba llamada a ser una gran camada. Los indicios se confirmaban.

Dos años después conquistaban la Eurocopa convirtiéndose en el primer país en levantar ambos trofeos de forma consecutiva. Las cenizas de aquello llegaron incluso hasta el Mundial de 2006, donde los galos se plantaron en la final. Todo acabó de forma abrupta y vergonzante el pasado verano en Sudáfrica. De aquellos que ganaron la cita más importante del planeta solo quedaba Henry, pero la sombra, muy alargada, sobrevolaba por encima del combinado. La caída fue dura pero ascenso mereció, y mucho, la pena.

Barcelona (27/05/09)



Valdés, Silvinho, Puyol, Piqué, Touré, Xavi, Busquets, Iniesta, Messi, Eto'o y Henry

Muchos lo habían intentado con anterioridad pero nunca antes ninguno había conseguido el ansiado triplete. Y no hablemos del sextete que llegaría con los tres títulos conseguidos el año siguiente. Lejos de ser casualidad, lo del club azulgrana va a más. Se consolida cada año de la mano de Guardiola y de los jugadores que se van incorporando.

Otros por contra se fueron sin que en la Ciudad Condal lo hayan notado. Ahí está el mérito de un trabajo de años, de un eficiente sistema de cantera que no se desgasta y del que nos estamos beneficiando todos los españoles cuando los jugadores se visten con "La Roja".

España (11/07/2010)



Casillas, Ramos, Piqué, Puyol, Capdevila, Xabi Alonso, Xavi, Iniesta, Busquets, Pedro y Villa

Me siento tremendamente afortunado por ser español y disfrutar en primera persona del momento que ahora vive la selección. Tras muchos años caminando por el desierto, cayendo en cuartos, le ha llegado el momento a nuestro país, donde el fútbol es más que una religión. Ser la envidia futbolística del mundo es algo que gusta, para que negarlo.

Porque no se trata solo de ganar títulos sino que además estamos creando escuela. Un fútbol de toque, fantasioso, efectivo, incomparable, casi indestructible. No sabemos cuánto durará el sueño pero hasta que nos despierten podremos presumir. No creo que esté aquí el próximo 11/11/11 pero no me cabe duda que si alguien actualiza este post, España si que seguirá ocupando un sitio.

3 comentarios:

Rodrigo dijo...

El ultimo equipo está repetido dos veces

Anónimo dijo...

Capedevila!

ÁnGeL R. dijo...

Buenas, todos esos onces son unos equipazos, cada uno a su estilo, pero equipazos. Saludos.
Entrevista a Jose Luis Santos, autor del libro "Por esto somos del Atleti": http://atleti1903.blogspot.com/2011/11/entrevista-jose-luis-santos.html