martes, 20 de abril de 2010

¿Qué ha sido de... Tony Meola?


Después del tributo a los Spice Boys retomo la actividad normal de esta sección con uno de esos hombres que marcó tendencia en el mundo del fútbol. El otro día, viendo los periódicos norteamericanos, topé con él por casualidad ya que participó en un partido benéfico en compañía de personajes como nuestro patrio David Bisbal, que no se pierde un sarao y al que, al menos el Florida, tienen en mucha consideración.

Si por algo recordaré a Tony Meola aparte de por su nombre de "mafioso" de películas de gangsters (opinión completamente personal y subjetiva) es por su coleta. Él fue uno de esos hombres que marcó tendencia con su peinado y uno de los primeros que se animó a lucirla sobre un terreno de juego cuando se animó a mostrársela al planeta en la Copa del Mundo de 1994, donde compartió plantel con míticos como Alexi Lalas o Eric Wynalda.

Meola nació en New Jersey, localidad limítrofe con Nueva York, y comenzó a jugar al fútbol animado por su padre, inmigrante italiano que había hecho sus pinitos como futbolista en el Avellino italiano de segunda división. Sin embargo no sólo fue el balompie lo que llamó la atención del joven Tony.

Desde joven se mostró como un deportista polifacético y no sólo sobre el césped, donde rendía al mismo nivel como portero y como delantero, sino también en el baloncesto (fue capitán del equipo de su escuela) y en el béisbol, donde formó parte del sistema de formación de los Yankees de Nueva York.

Entre todas sus habilidades atléticas acabó decantándose por el fútbol cuando, jugando como guardameta en la Universidad de Virgina a las órdenes del ex-seleccionador, Bruce Arena, fue convocado para jugar con la sub-20 el Mundial de Chile del año 1987.

Su progresión continuó y a los 20 años jugó los tres partidos de su selección en el Mundial de Italia. Sus actuaciones le valieron para dar el salto a Inglaterra. Tras firmar un contrato con la Federación de su país se marchó cedido al Brighton and Hove Albion y posteriormente al Watford. Ambas experiencias resultaron desastrosas y volvió a su país para jugar muy cerquita de Miami, en Fort Lauderdale, lugar donde ahora está el estadio del Miami FC además de unos excelentes outlets que os recomiendo que visitéis si decidís venir a la "Benidorm de los Estados Unidos".

Sin embargo por aquella época no existía aún la MLS y Meola sobrevivía como soldado de fortuna haciendo sus principales apariciones en la selección de su país. Tras la disputa del Mundial 94 el joven guardameta creyó vislumbrar una nueva vocación que no gustó nada a su seleccionador, Bora Milutinovic.

Probó, como no podía ser de otra forma, en el deporte patrio que aún no había practicado (con permiso del hockey hielo) e intentó, sin éxito, convertirse en el pateador de los New York Jets de la NFL. Aquella decisión fallida le alejó de la portería estadounidense.

Tras este tropiezo vital se enroló en los Buffalo Blizzard pero, volátil como era, se dio a otra afición aún más estrafalaria como era la actuación. Cogió las maletas en busca de un sueño y viajó a Broadway para protagonizar el musical "La boda de Tony y Tina".

Su actuación no debió ser digna de un premio homónimo (los Tony's reconocen a los mejores musicales de Broadway) porque al mes se marchó al Long Island Rough Riders. Allí volvió a reconducir su carrera futolística y aprovechó el primer tren que pasó de profesionalismo en Estados Unidos.

Al crearse la MLS fichó por el NY Metrostars y se convirtió en figura hasta el punto que llegó a probar con el Parma. No hubo suerte y dos años después se marchó al Kansas City Wizards. Sus actuaciones le valieron para ir a la selección, a donde no volvía desde tiempos de Milutinovic, y para acumular un gran número de premios tanto individuales como colectivos.

Tras su exitosa etapa volvió a Nueva York cuando el equipo ya estaba bajo los designios de la bebida energética Red Bull. En su segunda etapa en la Gran Manzana jugó dos años antes de centrarse en el fútbol sala, donde se enroló en las filas del New Jersey Ironmen. En algún momento mostró su interés por volver al fútbol profesional, pero nunca lo hizo. Desde entonces, ya pasados los cuarenta, lo último que se sabe de él es que fue el entrenador del Toms River de New Jersey, el equipo de su hijo de doce años.
Mañana publicaré una entrevista con Fernando Arriero, jugador del Widzew Lodz polaco procedente de la cantera del Barcelona. Os puedo asegurar que es realmente interesante.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

buen post y gran blog, me alegra que recuperes jugadores del mundial 94, mundial que me aficionó al futbol a la tierna edad de nueve años, creo que si me pongo a buscar aun tengo el cromo de tony meola jejej

pd. el seleccionador de eeuu es bob bradley desde hace 4 años.

Con efe de fútbol dijo...

¡Es mítico! Además estaba en una de mis selecciones preferidas en ese Mundial, con esa camiseta estrellada que solo los americanos podrían vestir.

Si no recuerdo mal vi en un reportaje una entrevista en la que su padre dudaba si apoyar a EEUU por su hijo o a Italia en el partido que los enfrentó en Italia 90.

PD: Si no es mucho preguntar ¿vives en USA? ¿qué parte? ¿cómo es aquello? ¿pasan tanto del fútbol?

Saludos desde conefedefutbol.blogspot.com !

CARLOS MATEOS GIL dijo...

@ Anónimo
Tienes toda la razón del mundo. Efectivamente el seleccionador es Bradley, cuyo hijo Michael Bradley, despunta en el Borussia Moenchengladbach. Sabía que Arena había sido seleccionador y tuve un baile de nombres. Gracias por el apunte y perdón por el fallo. Un saludo
http://deparadinha.blogspot.com

CARLOS MATEOS GIL dijo...

@ Con efe de fútbol
Tengo pendiente un artículo sobre como viven el fútbol aquí pero tengo que ver si puedo acercarme un día a ver un partido para exprimirlo lo más posible. Resido en Miami así que me temo que lo que te cuente de aquí no te servirá para hacerte una idea generalizada ya que esto es lo menos estadounidense de todo, algo parecido a Benidorm. Un saludo

Angel dijo...

Por artículos como éste, De Paradinha está nominado.

Futbólogos Rank:

http://www.futbologos.com/premios/votaciones.php

Mucha suerte

juan ramon dijo...

el gran Tony, él formó parte de una generación de futbolistas estadounidenses, que como bien dicen comandados por Lalas, Wynalda, Coby Jones, Tab Ramos etc que fue de las primeras en ponernos en aprietos a nosotros los mexicanos, cuando antes los goleábamos 6-0 o más, de ésta generación en adelante (le sigue la de Donovan) México las tuvo mas putas cada que nos enfrentamos a Estados Unidos, el llamado, clásico de norte américa. tenemos buenos recuerdos de él. =)