viernes, 9 de abril de 2010

Importando en busca del éxito

Reconozco que tenía este post en la nevera a la espera de que Costa de Marfil decidiera quién sería el inquilino de su banquillo durante el Mundial. El elegido no ha sido otro que el sueco Sven Goran Eriksson. ¿Qué significa eso? Que trece seleccionadores serán foráneos durante el próximo Mundial, siempre y cuando no se caiga alguno del cartel antes de la cita.

De esta forma más de la tercera parte de los países participantes contarán con un timonel del exterior para poner en sus manos el futuro de la nación. La cifra, desde luego, parece elevada pero queda por debajo del techo que se marcó en Alemania, donde fueron quince los elegidos. En cualquier caso el hecho de que el número supere la decena indica que el fútbol es cada vez más internacional.

El caso del ex seleccionador inglés, que disputará su segundo Mundial y lo hará por segunda vez con un país que no es el suyo, no resulta aislado en África, donde sólo Argelia contará con un entrenador autóctono. De hecho Eriksson llega para sustituir a otro europeo, el serbio Halilhodzic, al que se dio de baja tras la Copa África.

El mismo camino siguió el seleccionador nigeriano Shaidu Amobu, relevado en el cargo por el también sueco Lars Lagerback, que disputará su tercer Mundial consecutivo. Junto a ellos también representarán a territorios africanos Milovan Rajevac (Ghana), Parreira (Sudáfrica) y Paul Le Guen (Camerún).

Especiales serán en concreto estos dos últimos casos. Al sentarse en el banquillo anfitrión, el técnico brasileño formará parte de la historia al convertirse en el primero que disputará seis mundiales y en el segundo, junto con Bora Milutinovic, que lo hará con cinco combinados diferentes.

En lo tocante a Paul Le Guen, su caso es llamativo ya que prosigue con la idiosincrasia adquirida por Camerún a lo largo de su historia. Desde que los "Leones indomables" disputarán por primera vez una Copa del Mundo en 1990 nunca han contado con un técnico local.

La misma línea, pero en Sudamérica, la sigue Paraguay. Los guaraníes viajarán a la cita por cuarta vez consecutiva y una vez más, como viene sucediendo desde 1986, lo harán con alguien no nacido entre sus fronteras. El honor esta vez lo tendrá el argentino Gerardo Martino, uno de los tres que estarán en Sudáfrica. Teniendo en cuenta que el seleccionador de la albiceleste es Maradona... ¿Quiénes es el otro?

Marcelo Bielsa se encargará de dar las órdenes a los jugadores chilenos, quizás junto con Suiza los principales rivales para hacerse con la primera plaza en el grupo de España. Dotado de una gran personalidad, el entrenador rosarino intentará que el equipo siga la brillante senda mostrada durante la fase de clasificación.

También sudamericano es Reinaldo Rueda. El colombiano disfrutará de la experiencia de forma merecida tras obrar el milagro de volver a llevar a Honduras a la fase final de una Copa del Mundo. Merecida es también la presencia del holandés Pim Verbeek, que ha dirigido de forma impecable a Australia desde su llegada como sustituto de Guus Hiddink.

La ausencia de este último, junto con la del ya mencionado Milutinovic, serán las más destacadas. Hiddink, que cayó de forma sorpresiva con Rusia en la repesca ante Eslovenia, no podrá optar pues al honor que supone ser el primer entrenador en dirigir cuatro Mundiales seguidos con cuatro selecciones diferentes.

¿Y qué sucede con los equipos europeos?. Cuatro técnicos con nombre entrenarán a selecciones ajenas a su lugar de nacimiento. Quizás el "menos importante" de ellos y el que más fácil lo tiene para asimilar la idiosincrasia de su combinado es el mozambiqueño (pues allí nació y no en Portugal) Carlos Queiroz, que dirigirá a la selección lusa.

Por su parte Grecia continúa encomendándose a Otto Rehhagel, el hombre que obró el milagro de darles una Eurocopa hace ahora seis años mientras que Suiza contará con todo un campeón de Europa como es el alemán Ottmar Hitzfield. Y por encima de todos ellos el gran Fabio Capello, serio aspirante al título guiando a Inglaterra.

Intentando extrapolar los nombres de los preparadores y sus características lo que parece claro es que las federaciones buscan en ellos a personas capaces de transmitir los valores de sus países de origen como pueden ser el rigor táctico o la preparación física. Una muestra más de que el fútbol es, a día de hoy, algo globalizado.

5 comentarios:

FI dijo...

Auguro fracaso a Costa de Marfil.

Manuel Lidueña Góngora dijo...

Cada vez se mira menos la procedencia del tecnico en las selecciones. Pero sobre todo se da en selecciones "pequeñas" con algunas excepciones como Inglaterra. No veo a un extranjero en Italia o España por ejemplo...

Saludos

Jo22 dijo...

Buen artículo que muestra una realidad clara. La globalización tiende a uniformar estilos. Las selección de menor rango apuestan por seleccionadores europeos para así inculcar la filosofía futbolística del viejo continente.

Un saludo, te seguiré leyendo porque me gusta el blog, ventanadefutbol.blogspot.com

Nico García dijo...

El fútbol está cada vez más globalizado.
Saludos desde La Escuadra de Mago
Por cierto, ya he puesto la sorpresilla en mi blog...

Anónimo dijo...

Excelente información como siempre.
Un saludo
CMG