miércoles, 29 de julio de 2009

¿Qué ha sido de... Thomas Gravesen?


Esta es la pregunta que me han hecho dos veces esta semana dos personas que no guardan relación entre sí. Es por ello que he llegado a la conclusión de que su incógnita puede ser la de más personas así que trataré de resolverla en este post semanal dedicado a los jugadores a los que un día se les perdió la pista. Aprovecho también para decir que si queréis que siga busque a algún otro futbolista en concreto podéis pedirlo a través de la dirección de e-mail (deparadinha@hotmail.com).

Poco hay que no se haya dicho ya del "ogro" Gravesen, aquél jugador danés encargado de realizar las labores destructivas del Real Madrid de "Los galácticos". El corpulento pivote defensivo vivía los partidos con especial y particular intensidad y estaba dotado de un caráctar y un sentido del humor algo "especiales".

Formado en el club de su ciudad natal, el Velje, el primer equipo importante que se fijo en él, cuando aún tenía pelo, fue el Hamburgo alemán, que le reclutó en el año 1997. Tras tres temporadas allí dio el salto al Everton, el equipo que le hizo grande y donde se convirtió en un mito y en titular indiscutible durante las cinco campañas en Goodison.

Sus actuaciones le valieron para que se fijara en él el Real Madrid, que andaba necesitado de un jugador que diera estabilidad al equipo del mediocampo para atrás. Con sus limitaciones, que las tenía, se convirtió en un habitual hasta la llegada de Capello. Al italiano no le gustó su forma de ser, sobre todo tras el altercado que el danés que tuvo con Robinho en un entrenamiento, y decidió prescindir de sus servicios.

Equipos no le faltaron pues era un jugador cotizado. Tras un tira y afloja entre Newcastle y Celtic
Gravesen acabó fichando por los escoceses. Tras comenzar de titular fue cayéndose de las alineaciones e incluso su técnico Gordon Strachan le tachó de indolente por no querer recuperar el puesto.

En el verano de 2007 se fue cedido por una temporada al sitio donde más feliz había sido, el Everton. Sin embargo no volvió a ser el de antes y David Moyes acabó prescindiendo de él y no quiso ampliar el vínculo. Al terminar la temporada rescindió su contrato con el Celtic buscando una nueva oportunidad en otro equipo que nunca llegó. Harto de esperar anunció su retirada el pasado mes de enero con tan sólo 32 años.
Os recuerdo que el próximo viernes podréis leer en "De paradinha" la ntrevista con Ciriaco Sforza, uno de los jugadores más importantes en la historia de Suiza y actual entrenador del Grasshoppers

7 comentarios:

Adrián Navarro dijo...

La verdad es que no me parecía tan mal jugador como le calificaban, aunque nunca para jugar en un nivel "Top". Luego se fue a la liga escocesa y no supe más de él. Desde luego muy buen artículo. Un saludo desde: http://pekefutworld.blogspot.com/ y http://elfutboldiario.blogspot.com/

Jaime dijo...

Como dice Adri no era tan mal jugador como se le pintaba. Destruía muchísimo y hacia lo que tenia que hacer que era el juego sucio. ¿Que se excedia? Oye, pues si, pero es que si no se tiene esa mala hostia en el futbol no triunfas.

Eso sí, las panzadas de reír el lunes viendo en Cuatro Maracaná no me las quita nadie.


Un saludo, hoy me podrás leer en "Mi ojo futbolero" (www.miojofutbolero.blogspot.com)

futbollium dijo...

Al danés le venía al pelo el fútbol británico y cuando llegó al Madrid le pusieron en una posición que no era la suya , la de mediocentro defensivo . No le confundiría la dirección deportiva blanca con Lee carsley .

Un saludo

JORGE dijo...

era un jugador bastante limitado ,en el epoca del Everton formaba un buen tandem con Carsley. su fichaje causo gran rebuelo en Madrid pero dejo mas risas que futbol.
saludos crack

Joshua dijo...

se retiro muy joven creo yo con 32 años perfectamente podia aver seguido pero al no aver equipo que lo queria decidio retirarse no sera un gran jugador pero para un equipo ingles de mitad para abajo seria destacado seguro. saludos

Anónimo dijo...

viva la gravesinha!!!

Jose dijo...

Realmente curiosa carrera de este jugador.
No era mal jugador, se entiende que triunfara en el Everton, pero en un Madrid plagado de cracks, jugadores de toque, no tenía mucho sitio. El mismo Zidane creo que no le aguantaba mucho en el campo.
Puede ser también, no lo descarto, que hubiera demasiada "super estrella" en el Madrid y no estuvieran por la labor de que alguien, aparte del entrenador, les ordenara en el campo.
Realmente no encajaba. Protagonizaba demasiado el juego para el talento que tenía, creo yo.