viernes, 24 de julio de 2009

El aberrante caso del "niño maravilla"


Se llama Mauricio Baldivieso y su nombre ha copado las portadas de la prensa deportiva en medio mundo a lo largo de esta semana. Hijo de Julio César Baldivieso, uno de los jugadores más importantes de la historia de Bolivia y al que alguno recordaréis del Mundial 94, su padre le ha hecho debutar con tan sólo doce primaveras en la primera divisón de su país. El niño saltó al campo en el minuto 80 del encuentro que enfrentaba a su equipo, el Aurora, contra La Paz FC. Poco pudo demostrar el imberbe futbolista que, eso sí, recibió un regalo de bienvenida de un defensa rival, una especie de bautismo de fuego que a punto estuvo de sacarle del campo antes de tiempo.

En el post de hoy no hablaré sobre las características técnicas de Baldivieso Jr., que evientemente desconozco. Ahora bien, si me gustaría tocar todo lo que ha rodeado al debut del "niño maravilla". Como algunos sabéis si habéis consultado mi perfil llevo ya varios años entrenado a chavales de categorías inferiores. Precisamente esta temporada, hasta que comencé a trabajar, dirigía a chicos de entre 13 y 14 años y puedo dar fe de lo grotesco que puede llegar a resultar hacer debutar a alguien de esa edad en el fútbol profesional.

No dudo de las habilidades del prodigio bolivano con el balón en los pies pero mezclarlo sobre césped con jugadores profesionales además de absurdo por restar nivel competitivo a un equipo es peligroso. Intento meterme en la mente de un futbolista del equipo contrario. En ningún caso permitiría que un chaval al que saco dos cabezas y diez o veinte años intentara hacerme algún regate . Es cuestión de lógica.

A todo esto hay que añadir la opinión médica, que indica que una lesión grave a estas edades puede afectar al crecimiento y al desarrollo normal de la persona, y la presión mediática a la que Mauricio se ha visto sometido desde que el árbitro pitara el final del choque. E incluso no conviene pasar por alto la inconsciencia de un padre que le trata como un mono de feria y que ya mercantiliza con él, sacando a su hijo del Aurora porque el conjunto boliviano, el único cuerdo, ha decidido que el niño no vuelva a jugar. Parece mentira que alguien que ha sido internacional con su país no tenga la cabeza suficienta para darse cuenta de que no puede destrozar la infancia de su hijo y meterle pájaros en la cabeza a un chaval que ya dice querer jugar en España al lado de Messi.

Cualquier alteración en su vida normal que pueda sufrir un chico a esas edades puede dejarle secuelas irreversibles en el plano psicológico y convertirle en un desdichado el resto de sus días. Querer sacar una estrella de, donde de momento, no la hay es absurdo y cruel. Para todo hay etapas en la vida. Ojalá alguien sea sensato en este mundo de locos.

4 comentarios:

Jaime dijo...

¡EH crack, cuantísimo tiempo!. Estuve desconectado un tiempo de la blogosfera por asuntos de un trabajo para segundo de bachillerato pero ya he vuelto y con fuerza.

Te doy la razón en lo que dices. Una lesión ahora puede afectar al crecimiento del niño y ser muy grave. Yo con 12 años era un chico ya desarrollado: media 1'80 aproximadamente y tenia bastante fuerza pero ni de lejos estaba como para jugar con gente me doblase la edad. El padre ha expuesto a su hijo a un riesgo más que extremo. Y eso que aquí en España no paramos de quejarnos de que fulanito no juega bien porque tiene solo 18-20 años. ¿Que tendriamos que decir a esto?

Un saludo crack, el año que viene yo tambien tendre un bautismo de fuego: último año antes de ir a la universidad para seguir tus pasos. Espero que, cuando me licencie (ojalá), podamos coincidir.

futbollium dijo...

A esas edades lo importante es que el niño disfute del fútbol , no que salga a campo a competir con profesionales . El futuro se labra poco a poco .

Un saludo

Adrián Navarro dijo...

Tienes toda la razón, un chico de 12 años no puede salir a un terreno de juego con esa edad y ni mucho menos sacarle de una formación deportiva. Desde luego se debería reglamentar algo en este fútbol en contra de debuts tan tempranos.
Gran entrada y un saludo de:
http://pekefutworld.blogspot.com/ y http://elfutbolaldiario.blogspot.com/

Estoja dijo...

La verdad es que a mí me ha parecido un debut muy prematuro. No se, creo que un jugador no debería debutar como profesional hasta tener 16 años por lo menos.