martes, 24 de septiembre de 2013

Las bondades de la cirugía

Esperar tiene en ocasiones réditos imprevistos. Lo sabe el Arsenal, cuya inmovilidad durante gran parte del mercado estival llegó a resultar alarmante para algunos. Un enigma al que nadie era capaz de dar explicación y que encontró la respuesta en el último aliento, cuando Wenger se movió con la sapiencia que le dan los años para llevarse a Özil con un golpe maestro.

Los cincuenta millones desembolsados por el alemán cerraron una de las operaciones estrella en la ventana de traspasos e iluminaron la cara de unos aficionados que hasta ese momento solo podían consolarse con la cesión de Viviano, la adquisición de Sanogo y la insulsa vuelta de Flamini, un futbolista que se había marchado gratis al Milán cuando despuntaba y cuya sombra desandaba el camino.
 
Sin embargo, el patito feo ha recuperado el porte regio del cisne al posarse en el Támesis. Menos de un mes le ha bastado para demostrar que no estaba muerto sino tomando limoncello. El runrún y la indiferencia han dejado paso a la admiración renacida hacia un centrocampista cuya sobriedad y capacidad para coser y descoser jugadas facilita la improvisación de los artistas ofensivos.

En un equipo necesitado de confianza y seguridad, el galo actúa como soporte y cubre las espaldas de sus compañeros. Silenciosamente les hace mejores. Desde su llegada, Ramsey se suelta el pelo y marca con recurrencia y sin consecuencias físicas para la vida de ningún famoso (atrás quedan aquellos tiempos en los que sus goles presagiaban el fatídico final de personajes como Whitney Houston, Gadafi o Bin Laden).

La presencia ofensiva del galés facilita al mismo tiempo una opción más de pase para el genial Özil o en su defecto la necesidad de una ayuda defensiva. Y ese desconcierto en el rival habilita a Giroud para ocupar posiciones de remate, y así potenciar esa virtud que aún no ha explotado en su esplendor desde que ejerce de "Gunner".

Flamini es el retoque de tabique nasal que permite respirar mejor y evitar los ronquidos. Özil un doble bypass que va a mejorar las constantes vitales del Arsenal. Dos intervenciones de diversa índole y consideración gracias a las cuales el equipo de Londres deja ciertas reminiscencias de sus tiempos mozos. Con solo cinco jornadas en juego aún queda para ver cómo evoluciona el paciente. De momento, en pleno post operatorio, lidera la tabla.

3 comentarios:

marzebetiko dijo...

Interesante blog de fútbol, pasate por el mio y vamos comentando. Saludos.

marzebetiko dijo...

Interesante blog de fútbol, pasate por el mio y vamos comentando. Saludos.

Nahuel Bargas dijo...

Flamini es la rueda de auxilio del Arsenal, fue mirado por recelo desde que volvió del Milan, pero se ha ganado de vuelta su reconocimiento. Ojalá el fútbol de los Gunners llegue lejos.
Saludos