viernes, 5 de julio de 2013

Fred, agradecido hijo pródigo

El vídeo que abre este post es lo más parecido que tuvo Fred a su primera presentación en sociedad. Toques al balón, conducción; imágenes que cada verano repiten jugadores contrastados y que él realizó cuando era un chaval enclenque que empezaba a jugar. No había fichado por ningún club pero no le hizo falta: Acababa de marcar, en tan solo 3.17 segundos, el que por entonces era el gol más rápido de la historia.

Aquél golpeo desde el centro del campo supuso la inicial de una larga serie de decisiones acertadas en su carrera. Una muestra más de ese oportunismo que también traslada al área, el mismo que le permite estar en el lugar adecuado en el momento oportuno para acompañar el balón a las mallas. Dicha virtud volvió a materializarse el pasado domingo cuando ajustició con dos tantos a España poniendo fin a esa leyenda oscura de nombre "maracanazo" que perseguía a la canarinha durante décadas.

Fue el mejor servicio a su patria, la misma en la que se ha consagrado como profeta. Sin ser el delantero más brillante, sin ser un nueve a la altura de los grandes; Fred ha sabido hacerse un hueco y podría escribir su nombre en la historia como referente ofensivo, Neymar aparte, en el combinado que deberá afrontar el Mundial como local el año que viene.

Conseguirlo no ha sido fácil. La fama nacida de aquél gol, que le hizo saltarse algunos pasos en su desarrollo, fue seguida de una explosión temprana que le valió para jugar primero en el Cruzeiro y posteriormente en el Lyon. Se marchó a un club con escasa presión, opciones de jugar y garantía de títulos con la idea de darse a conocer en Europa.

Lamentablemente para aquellos que tenían las expectativas desbordadas en un punta que había costado quince millones de euros y prometía seguir la estela de otros compatriotas ilustres, nada resultó como parecía. En esos momentos muchos asumieron que la Fred iba a ser una de esas vidas deportivas que van de más a menos.

Entonces tomó una decisión valiente para reconducirse. Mientras otros en su situación aceptaban ofertas mareantes con petrodólares en cash, él demostró que otra vía era posible enseñándole el camino a muchos que con el tiempo han decidido seguir sus pasos. Señalado y con el cartel de fracaso a cuestas por aceptar volver de nuevo a Brasil, Fred se ríe ahora de ello.

Tras cambiarle la cara al Fluminense, ha vuelto a la selección de la mano de Scolari para aportar a esta generación el rematador que parecía no tener. Su resurrección le ha convertido en el abanderado de los que siguen el sendero de regreso y en el orgullo de aquellos hombres adaptados a su ecosistema natal que posponen su salto a Europa para disfrutar de un fútbol emergente que en este momento tiene el dinero necesario para competir con clubes del otro lado del charco.

Ahora queda la duda de si el hombre de moda, que ha salido reforzado de la Confederaciones, decidirá quitarse la espina y regresar al fútbol europeo para lograr lo que no consiguió en el pasado  o si por el contrario optará por quedarse en casa, donde ha recuperado la sensaciones y el descaro del que siempre ha hecho gala. Con una cláusula que le permite abandonar su actual entidad por solo 2,5 millones de euros si así lo desea, la pelota está en su tejado.

1 comentario:

ÁnGeL R. dijo...

Buenas, Fred es un delantero que aguanta muy bien el balón y que sabe dejarla de cara los que llegan en segunda línea. Además tiene gol, como se ha visto en la Confederaciones. Saludos!
www.atleti1903.blogspot.com