miércoles, 21 de enero de 2009

¿Qué ha sido de... "Rambo" Petkovic?

Fuente: http://www.globo.com/

Casi desde que nací llevo oyendo de boca de familiares y gente de mi entorno una de las expresiones más castizas y cañís que se conocen en el vocabulario español: "Te mueves más que el baúl de la Piquer".

Cuenta la leyenda que la buena de Concha, una coplera valenciana nacida a principios de siglo, emigró a Estados Unidos acompañada de infinidad de baúles para guardar sus enseres, que luego distribuía en las casas que alquilaba allá donde tenía actuación. Entre estos se incluían, por ejemplo, dos que contenían en exclusiva aceite de oliva y que acarreaba su abnegado marido de costa a costa.

Mucho debió viajar "La Piquer" por Norteamérica para que en nuestro país se acuñara una frase en honor a sus andanzas pero en plano futbolístico la expresión se quedaría obsoleta en pos de una un poco más adaptada. "Te mueves más que las maletas de Petkovic".
Y es que "Rambo" puede presumir de haber jugado en seis países distintos algo que está al alcance de muy pocos. Con sólo 16 años y quince días debutó con el Radnicki Nis siendo el más joven en hcarlo en la liga serbia. No se movió de su país cuando en el año 91 fichó por el Estrella Roja, el equipo puntero del país en el que dio cuatro años magníficos que le valieron para emigrar hacia otros lares.

Poco podía pensar Petkovic que allí comenzaría una trayectoria que le llevaría por medio mundo en el ejemplo más claro de "turismo futbolístico" que se conoce hasta la fecha. En España podremos decir con orgullo que esta fue la primera parada de su hoja de ruta y que Madrid es una de sus ciudades favoritas según su portal web, algo que es de agradecer viniendo de un hombre que conoce tanto mundo.

Fichado por el Real Madrid con sólo 22 años Dejan vino a comerse el mundo, pero no tuvo la continuidad necesaria para demostrar sus grandes dotes con el balón en los pies. Posteriormente sería cedido al Sevilla y al Racing con idéntico resultado. La que prometía ser una excelente carrera echada a perder tuvo una recompensa inesperada. Durante un amistoso contra el Vitoria de Bahía, su actuación llamó la atención del equipo brasileño, que le acogió en sus filas. Muchos jugadores habrían descartado la oferta para refugiarse en la comodidad del Viejo Continente pero "Rambo", haciendo honor a su apodo, tiró de espíritu aventurero y se embarcó en un viaje que cambiaría su vida.
Fuente: La voz de Galicia

Y es que gracias a su decisión, Petkovic pasó de ser un jugador de nivel medio en Europa a ser la estrella de una liga como la brasileña haciendo bueno el dicho de que más vale ser cabeza de ratón que cola de león. El exotismo que implicaba ver a un europeo en la mayor factoría de grandes jugadores de la historia despertó gran expectación. Todo el mundo quería ver a ese hombre, que como un alienígena había aterrizado en el país, anteponiendo el "Brasileirao" a la comodidad del Viejo Continente.

Sus dos buenas temporadas en el "Rubro-negro baiano" le animaron a volver a probar suerte en Europa, en este caso en als filas del Venezia, aunque sin éxito nuevamente. Estaba claro, su destino estaba ligado al extranjero.

Con la confianza del que sabe que lo ha intentado regresó a Brasil, el lugar que siempre le acogió en sus momentos bajos. Esta vez fue el Flamengo el que lo reclutó y de nuevo se convirtió en un ídolo de la afición gracias a dos goles de falta en 2001. Uno que sirvió para que su equipo venciera al archi-enemigo Vasco de Gama y se hiciera con el campeonato de Liga y otro con el que el equipo ganó la Copa frente al Sao Paulo.

Con los deberes hechos en el Flamengo se marchó al Vasco de Gama en 2002. Allí vivió dos periodos, los años que podríamos definir en su vida como A.C y D.C ("Antes de China" y "Después de China". En el primero pasó desapercibido. Sin embargo su viaje al Imperio del Sol Naciente, donde jugó en las filas de Shanghai Senhua, fue una especie de reencuentro consigo mismo que le hiz triunfar a su vuelta a Sudamérica, donde el Vasco salvó la categoría gracias a su aportación goleadora, que además le valió para ser nombrado "Bola de Plata" por la Placar Magazine.
Sus grandes actuaciones en cambio le seguían cerrando las puertas de su selección ya que nadie acudía a verle jugar y además no mantenía una relación cordial con el entrenador. El jugador llegó incluso a pedir que le dejaran jugar con Brasil al disolverse Yugoslavia, con la que fue convocado en siete ocasiones pero la FIFA no atendió a sus plegarias.
Resignado Petkovic volvió a hacer las maletas, esta vez con destino al Al Ittihad saudí. No duró mucho por aquellos lares ya que sus dificultades para adaptarse y la morriña hacia su país adoptivo fueron un lastre. "Rambo" debió pensar que como Brasil no se estaba en ningún lado porque decidió volver para empezar su cuarta etapa en la liga del país.
Fichado por el Fluminense con 33 años, muchos pensaban que su magia se había acabado, pero se equivocaban. Petkovic volvió a convertirse en un ídolo y consiguió que su nombre pasara a la historia al anotar el gol 1.000 de su club en el "Brasileirao", un justo premio para el mejor jugador europeo que pasó por este exótico campeonato. Su gran temporada le valió además para volver a conquistar la "Bola de prata".
Tras su paso por el Fluminense, el jugador ha vestido las camisetas del Goiás, el Santos y el Atlético Mineiro, equipo que dejó en 2008 al no serle renovado su contrato. Siento deciros que desconozco si en la actualidad ha decidido retirarse o si simplemente, a sus 36 años, espera nuevas ofertas. Su futuro, porqué no, podría estar ligado a la enfermería , carrera en la que conoció a su actual mujer y en la que ya que es licenciado.
Así pues esta es la vida de Dejan Petkovic, una de las más curiosas de las que tengo conocimiento hasta el día de hoy. 15 equipos en 6 países distintos han tenido la oportunidad de ver en acción a este trotamundos del fútbol quizás el único jugador europeo que tuvo más éxito fuera que dentro de su propio continente.
Os dejo un vídeo muy completo con lo mejor de su carrera en el que se aprecian, entre otras cosas, su excelente golpeo de balón y su habilidad para ejecutar "saques olímpicos"


7 comentarios:

futbollium dijo...

La verdad es que en su momento me extrañó primero que un equipo brasileño se interesará por un jugador como Petkovic y luego que este aceptara el reto de irse a Brasil . La jugada le salió redonda y pudo demostrar todo lo que en nuestra liga le fue imposible , que era un buen jugador y no un capricho del presidente del Real Madrid . POr cierto que fue de otro jugador balcánico como Ognjenovic ?

Un saludo

Enric Adell dijo...

hola,
como siempre grandes artículos.
El resumen de la primera vuelta ya está. ¡Gracias por colaborar!
saludos des de Fútbol Mundial

Antonio Caballero dijo...

No lo recordaba...gracias por hacer mención sobre este trotamundos...

un saludo

JORGE dijo...

una curiosa historia la de Petkovic contada increiblemente bien.un jugador de esos que se fichaban antes la falta de parabolicas en casa de los directores deportivos se notaba.
saludos

futboldepizarra@gmail.com dijo...

no conozco a este jugador, pero una buena manera de conocer la historia de futbolistas que pasaron por españa.
un saludo

Anónimo dijo...

Es raro que un serbio emigre a Brasil, y más raro aún que se adapte y rinda a buen nivel jejeje

También quería decirte que a mi encuesta le quedan dos días para cerrarse. Busco tu opinión sobre cuál es el mejor portero de las islas, te propongo una lista para que elijas, tu opinión también cuenta y mucho. A ver su superamos el número de votos de la última encuesta. Un saludo y enhorabuena por tu blog.

futboldelasislas.blogspot.com

Manuel López-Benito Álvarez-Blázquez dijo...

Petkovic todavía está en activo y regresó al Flamengo en dónde es considerado un ídolo. La "torcida" flamenguista lo acogió muy bien desde su primera etapa en el equipo y se rumorea que cuando cuelgue las botas aceptará un cargo como director deportivo. Por cierto, como la mayoría de serbios, tiene una facilidad increíble para los idiomas. El portugués lo habla con mucha fluidez.

Muy buen artículo, como siempre.

Un saludo,

Manuel