jueves, 22 de enero de 2009

Clairefontaine suma y sigue

Por mucho que nos fastidie a los españoles reconocerlo, los franceses nos llevan años de ventaja en muchos campos. No tendrán la vitalidad y la personalidad dicharachera que nos caracterizan y su cocina está siendo superada por la nuestra, pero en lo que se refiere a la formación de jóvenes jugadores, aún tenemos mucho que aprender. Y es que, la Ciudad del Fútbol que aquí vendimos como un milagro caído del cielo, en Francia estaba inventada hace ya 20 años. Allí se llama Centro Técnico Nacional Fernand Sastre o, para los amantes de lo simple, Clairefontaine. La más importante de las escuelas repartidas por el país no es sino un laboratorio en el que se crían a los mejores cachorros de la camada gala, elevado a los altares de "Les Bleus" por ser el lugar donde la selección se concentró antes de su Mundial y en el que se empezó a fraguar el que hasta ahora es el título más importante en sus vitrinas.
En este mundo aparte, que ocupa 56 hectáreas en el Valle del Chevreuse, se han formado los mejores jugadores de la región de la Îlle de France, entre los que se encuentran Henry, Saha, Gallas o Ben Arfa, siguiendo unas doctrinas casi marciales basadas en el aspecto táctico, el técnico, el psicológico e incluso el médico

Pues bien, uno de los últimos jugadores exportados por esta fábrica es Gabriel Obertan, un joven que aún no llega a los 20 años y al que el Burdeos cazó en una de esas incursiones de los equipos galos al coto futbolístico montado por la Federación Francesa . Este extremo nacido en la localidad parisina de Pantin es uno de los mayores talentos emergentes del país y un jugador con unas características poco habituales para su posición, ya que no resulta ni normal ni estético ver pegado a la línea de cal a un jugador de 1,86.

Sin embargo su progresión hace pensar que en el horizonte se vislumbra un futuro crack. Con 17 años ya jugó 17 partidos en la Ligue One francesa, la mayoría como suplente y en la temporada siguiente, la de la resurreción de los bordeleses, sus actuaciones se elevaron a 26. Obertan se convirtió pues en un recurso del banquillo que daba un rendimiento por encima de lo esperado.

Esta temporada, que debería haber sido la de su confirmación, se ha visto superado por el nivel estratosférico con el que Gourcuff obsequia cada tarde a los seguidores del equipo galo y por la mejora del irregular Chamakh. Laurent Blanc, hombre sabio que está demostrando que todas sus tablas como futbolista le están sirviendo para convertirse en un entrenador sobresaliente, ha preferido no cortarle las alas y cederle al Lorient en este mercado de invierno. Allí esperará, pacientemente, a que la fruta madure para recolectarla en verano con todo su esplendor.

Su punto débil es la falta de gol, algo que suple con desborde, velocidad, profundidad y un buen manejo del balón. cualidades todas ellas que han despertado el interés de equipos como el Manchester, la Juventus o el Chelsea, ya que es un jugador que le encanta al actual técnico de los londinenses, Luiz Felipe Scolari. Él de momento prefiere seguir creciendo y llevar orgulloso allá donde vaya el nombre de Clairefontaine.
Os dejo un vídeo suyo



4 comentarios:

Historias de la Liga dijo...

Yo defiendo a mi España, puede que allí trabajen más el fútbol base, pero hay que ronocer que de las canteras españolas yambién surgen promesas.

Un saludo!

Fran Ortiz dijo...

Pedazoo de blog!!Muy bien redactado. Me encanta!!

Un saludoo!! http://eldeportedefran.blogspot.com

JORGE dijo...

hola crack.
la verdad es que has hablado de una de las mejores "fabricas" de futbolistas del mundo.aqui se trabaja bien el futbol base pero hay demasiado poco profesionalismo en muchas escuelas de futbol de españa.

futboldepizarra@gmail.com dijo...

creo que hoy por hoy la cantera española es la mejor, encima empezamos a traer jovenes valores de africa que es una mina aun por explotar. en el ultimo torneo de alvines pudimos ver como los mejroes jugadores del torneo eran africanos.
un slaudo