lunes, 16 de noviembre de 2009

Roma y el fútbol

Que Italia es un país que destila fútbol por todos sus poros es conocido en todo el mundo. No obstante esta viene a ser la visión global, que generalmente nunca abarca por completo la realidad total. Para saber hasta que punto estas afirmaciones son ciertas hay que viajar allí y comprobarlo en primera persona.

Hace unos días estuve de visita en Roma. Mi intención, como no podía ser otra, era conocer los monumentos y la historia que rodean a una de las ciudades con más solera del planeta y de paso alejarme un poco del "deporte rey".

Nada más salir del aeropuerto, al subirme al taxi, descubrí que mi ejercicio de abstracción balompédica se iba a convertir en una quimera. Me bastó con responder "sí" a la pregunta de si era español para acto seguido empezar con el taxista una conversación, con ayuda de mi hermano que ejercía como traductor, sobre las bondades del fútbol patrio con respecto al transalpino.

Con los modos gestuales propios de la gente de la tierra y en un romanesco fluido (un dialecto del italiano de difícil comprensión según me contaron) el conductor, aficionado de la Lazio, defendía que el mejor fútbol era el más efectivo y hablaba de Zárate como un jugador fuera de serie. Aunque no coincidía con él en casi nada he de reconocer que en esto último sólo pude darle la razón.

Lo que podría considerarse un hecho aislado de un taxista forofo pronto demostró convertirse en una costumbre habitual; y fuera de la Lazio, de la Roma, de la Juventus o de la Salernitana el fútbol acaba siendo siempre mi tema de conversación con el gremio.

El fútbol me seguía también a la habitación del hotel, manifestándose en la televisión (en programas al estilo de "El Rondo" y en las noticias) y en la radio; donde el narrador del Inter-Roma perdía protagonismo en sus funciones para dejárselo a los expertos. Algo parecido al sistema español pero retransmitido con menos pasión.

Abundaban también los puestos callejeros de merchandising futbolístico alrededor de los monumentos más importantes. El Coliseo o el Vaticano estaban circundados por pequeños comercios en los que las camisetas y las bufandas eran las protagonistas. Camisetas al estilo italiano. Conviene hacer esta matización porque estas no son como las conocemos aquí. Están por supuesto las que llevan los jugadores en los partidos, pero sólo en algunas tiendas deportivas y en las de los propios equipos. Sin embargo lo más común es encontrar reproducciones sin el escudo en relieve y con los nombres impresos en la misma camiseta. El producto, cinco veces más barato que el que portan los futbolistas, tiene apariencia de falso. Pero no lo es. El propio club oficializa y autoriza su venta poniendo su sello de autentificación.

El fútbol es además artífice de pequeñas joyas. En medio de las ruinas romanas, entre el propio Coliseo y la iglesia de San Pietro in Vincoli (hogar del imponente Moisés de Miguel Ángel) se levanta, pequeña y silenciosa, una cancha callejera que hace las delicias de los jóvenes de la zona. El contraste es imponente y la sensación que debe dar jugar allí, inigualable.

A cada paso que daba el arte y la pasión por el fútbol me sorprendían por igual. Sin embargo sabía que aún me reservaba un pequeño placer que ya esperaba y que decidí guardar para el último día. En mi primera visita a la "Ciudad Eterna" me enamoré de una tienda enclavada en Via di Ripetta, una de las calles que asoman desde la Piazza del Popolo y que va a parar al "Ara Pacis".

Hasta tal punto seguía vivo su recuerdo en mí que siempre la asocio a un momento concreto, la primera vez en que decidí hablar en antena sin que nadie me diera paso. Fue en una de mis retransmisiones en "Marcador Internacional", cuando guiado por el afán de protagonismo, decidí apoyar las palabras de alabanza hacia la misma que recitaba Toni Padilla.

El comercio en cuestión se llama "Old Soccer" y tiene sucursales por toda Italia. Para los que no lo conozcáis se trata de una tienda que vende reproducciones de camisetas de fútbol antiguas de todo el mundo. Estaba el disfraz de "araña negra" de Lev Yashin, la mítica elástica de Dino Zoff, la del Ajax de Cruyff, la del Santos de Pele, la de Argentina del 78... De entre todas me quedé con la del Inter de Facchetti y Luis Suárez, que me sedujo a primera vista. Os puedo asegurar que no cobro comisión alguna por hablaros de esto pero le prometí a la propietaria de la tienda que lo haría para que todos los que consultáis esta humilde bitácora la conocierais. Este es el enlace de la web por si os interesa (http://www.oldsoccer.it/).

Aquí terminó mi visita a Roma, ya que de allí me marché a cenar y al hotel para acostarme y coger el vuelo al día siguiente. A pesar de todo aún tuve tiempo para una sorpresa más. En mi camino de regreso me topé en la Vía del Corso con la Selección Sub-17 de fútbol, que había regresado a su país tras caer ante Suiza en el Mundial de Nigeria. A pesar de que iban uniformados de pies a cabeza y de que habían hecho una actuación destacable nadie se molestó en pararles para inmortalizarse con ellos. Yo tampoco. Quién sabe, quizás algún día me arrepienta de ello.

11 comentarios:

Diego Fernandez dijo...

Puede que te hayas cruzado con alguno de los futuros mejores del mundo.

saludos desde mi visión del balón

Helion dijo...

Buena entrada, estos artículos en los blogs son los que me gustan de verdad.
Veremos si te arrepientes o no de no haber saludado a los italianos, aunque a todos nos puede pasar algo parecido.

Saludos desde http://ojeadorinternacional.blogspot.com/

juanjo dijo...

Gran experiencia la vivida, creo que tiene que ser espectacular ir viajando y descubriendo tantas cosas nuevas. Yo, por ejemplo, lo de las camisetas que comentas ya lo sabía. Por internet también hay mucha gente que las vende así; pero parece increíble que esto pase en un lugar tan relevante de la ciudad...Suele pasar que te cruzas con algún jugador y nunca dices nada, pero al cabo del tiempo terminas arrepintiéndote de ello. Un saludo

go to sudafrica dijo...

Excelente entrada amigo, cosas así son las que gusta uno de leer. No conozco Roma, espero poder ir algún día y visitar esa tienda aunque me podría volver loco ahí dentro.Saludos

Santi dijo...

Gran entrada, desde luego Italia es sinonimo de futbol y sobre el taxista, no tiene que ser forofo por expresar su opinion sobre su vision del buen futbol.

Saludos!!

Ramo Rodriguez dijo...

Es increible como cada pais tiene esos tintes de futbol entre su gente y me parece increible lo de la cancha que para la gente de ahi a de ser de lo mas comun para que daria uno por echarse un partidito ahi, saludos colega


www.blogestadio.blogspot.com

Guardameta dijo...

Roma...que gran ciudad, ese caos organizado, ese orden sin sentido y tanto fútbol...

Magortiz dijo...

Que bonita historia y muy bien como lo has contado. Felicidades!!
Saludos desde La Escuadra de Mago

Cristian dijo...

Cuando viajo me gusta disfrutar también del futbol que es mi pasión y por eso trato de ir a ver algunos partidos en la ciudad donde estoy de vacaciones. Para no gastar tanto dinero en hospedaje trato de buscar hoteles baratos cerca de los estadios de la ciudad

Camisetas de futbol dijo...

Muy buena información. Gracias por la información.

camisetasdefutbolcn fotbol dijo...

Roma, 18 abr (EFE).- El delantero del Real Madrid Álvaro Morata podría abandonar el club blanco y fichar por un equipo italiano, el Inter de Milán o el Juventus, según informa el diario italiano La Gazzetta dello Sport.